Comían órganos humanos

Presuntos actos de canibalismo en un cártel de las drogas

Elementos del Ejército durante la vigilancia especial realizada en Michoacán, estado donde opera el cártel de "Los Caballeros Templarios"

MÉXICO (EFE).- Las autoridades del país investigan al cártel de “Los Caballeros Templarios” por supuesto tráfico de órganos y ritos de iniciación en los que obligaban a sus miembros comer corazones humanos, afirmó ayer el comisionado para Michoacán, Alfredo Castillo.

En declaraciones a la emisora MVS, el funcionario dijo que varios detenidos han afirmado haber sido testigos de ritos de iniciación encabezados por Nazario Moreno, alias “El Chayo”, quien murió el pasado 9 de marzo en un enfrentamiento con militares en Michoacán.

Traición o prueba

Al parecer también obligaba a los “templarios” a comer órganos “cuando había algún tipo de traición” o para “poner a prueba a la gente”, apuntó el comisionado.

“Son datos que no nos constan (…), pero hubo gente que nos llegó a hacer ese tipo de declaración”, indicó Castillo al aludir al presuntos miembros de la organización de “Los Caballeros Templarios” detenidos.

Sobre el tráfico de órganos, señaló que Manuel Plancarte Gaspar, sobrino de uno de los líderes del cártel mencionado, Enrique “Kike” Plancarte Solís, detenido el jueves pasado en Michoacán, declaró haber participado en la extracción y comercialización de órganos de menores.

Médicamente difícil

Sin embargo, añadió, médicamente es muy difícil el tráfico de órganos por las condiciones en que deben ser conservados, por el tema de la compatibilidad y la necesidad de tener especialistas “muy buenos” involucrados en el proceso.

Junto a Manuel Plancarte fue detenido Ricardo Morales, acusado también de estar vinculado con una red de tráfico de órganos tomados de menores que eran secuestrados y trasladados a casas de seguridad.

“Habría que ver si el secuestro perseguía esta finalidad” o también “una retribución económica”, dijo Castillo, quien insistió en que “por las declaraciones (de los arrestados) se ve que de menos se estaba haciendo la extracción de órganos”.

Por el momento no tienen una cifra de menores afectados, señaló el comisionado, pero indicó que están haciendo una revisión de las denuncias de desaparición o secuestro de niños en Michoacán para cotejarlas con las bases de datos de otros estados.

La localización de los restos de los menores también va a ser un “tema difícil”, admitió el comisionado de seguridad, quien fue enviado a Michoacán en enero pasado por el presidente Enrique Peña Nieto para recuperar el control de la región.

Avances

“En pocas semanas se han podido hacer avances significativos”, aseguró Castillo en aludir al despliegue de fuerzas federales en Michoacán a raíz del recrudecimiento de la violencia y de la expansión de grupos de civiles que tomaron las armas para combatir a “Los Caballeros Templarios”.

Las autoridades han asestado duros golpes a “Los Caballeros Templarios” en las últimas semanas con la detención de varios de sus dirigentes o la muerte de otros en choques armados con las fuerzas de seguridad.

Todavía están prófugos de la justicia Enrique Plancarte Solís y Servando Gómez Martínez, alias “La Tuta”.

Michoacán | Fortaleza

Cerca de Apatzingán “Los Caballeros Templarios” tenían un sitio de diversión.

Líderes

“La Fortaleza de Annunaki” es el nombre del rancho donde el grupo criminal realizaba eventos y reuniones, en las que era común ver a Nazario Moreno, “El Chayo”; Servando Gómez, “La Tuta”; Enrique Plancarte, “Kike Plancarte”; Francisco Galeana, “El Pantera”, y a distintos líderes y jefes de plaza del grupo, de acuerdo con el sitio web de “El Universal”.

Instalaciones

La propiedad de Nazario Moreno, dado por muerto por el gobierno federal el pasado 9 de marzo, cuenta con un palenque para la pelea de gallos, un rodeo -para mil personas-, un templete para grupos musicales, un casino y una pequeña casa a la entrada de la propiedad.

Música

Durante las reuniones era común escuchar a bandas de música norteña y mariachis.



Volver arriba