Comienza la legalización de los autodefensas

1 / 5


Integrante de uno de los grupos de autodefensa con presencia en Michoacán
Integrante de uno de los grupos de autodefensa con presencia en Michoacán
Integrante de uno de los grupos de autodefensa con presencia en Michoacán
Integrante de uno de los grupos de autodefensa con presencia en Michoacán
Integrante de uno de los grupos de autodefensa con presencia en Michoacán


APATZINGAN, México (AP) .- El gobierno federal comenzó el sábado la legalización de las autodefensas, un movimiento de agricultores y ganaderos armados con fusiles de asalto de Michoacán que logró en buena medida expulsar a los Caballeros Templarios, un grupo delictivo que azotaba la región y al cual no pudieron someter las autoridades locales y estatales.

La ceremonia de legalización inició la mañana del sábado en la localidad de Tepalcatepec, donde surgió el movimiento en febrero de 2013 y lugar que ahora es el punto de partida de una nueva fuerza oficial armada conformada por autodefensas con armamento registrado por las autoridades.

A la Asociación Ganadera de este pueblo llegaron los uniformes y un carro blindado de la policía estatal de Michoacán con las armas a repartir entre los nuevos agentes, entre los que había un puñado de mujeres. “Ya somos parte del gobierno, ya podemos defendernos con armas de manera legal”, dijo el portavoz del Consejo General de Autodefensas, Estanislao Beltrán, más conocido como “Papá Pitufo” mientras se ponía su uniforme de guardia rural. Luego tomó sus nuevas armas, una pistola Beretta 9mm y un fusil de asalto R-15 que las autoridades entregaban a cada nuevo policía. “Como iniciadores de este movimiento tenemos que dar ejemplo al resto de las autodefensas.

Esto no se saldrá de control y todos regresaremos pronto a nuestros trabajos anteriores”, añadió. Las autodefensas legalizadas, a las que el comisionado para la Seguridad en Michoacán, Alfredo Castillo, pasó revista y saludó uno por uno, conformarán una nueva “policía estatal rural” o regresarán a sus actividades normales y actuarán como reservistas voluntarios si la autoridad los convoca para alguna situación de emergencia en otro cuerpo que se denominará “defensa rural”.

El gobierno irá de localidad en localidad para organizar y reclutar a los integrantes de las nuevas fuerzas. Sin embargo, las tensiones prevalecen en la zona costera del estado, en las afueras del puerto de Lázaro Cárdenas, donde otros grupos de civiles armados tenían previsto continuar la defensa de su territorio sin registrar sus armas ante la autoridad. Las autodefensas opuestas a la desmovilización instalaron barricadas en la ciudad costera de Caleta.

“No podemos llegar a ningún acuerdo con ellos. Aquí no se le ha pedido apoyo a ningún grupo de otro lugar, por eso no queremos que vengan, no los reconocemos”, dijo el autodefensa Melquir Sauceda en referencia al gobierno y la nueva fuerza de la policía rural.

“En nuestra zona nosotros podemos mantener la seguridad, aquí no tiene por qué traer seguridad nadie de fuera, de la Tierra Caliente”, agregó. En esta zona costera, la noche del viernes hubo un operativo conjunto de la marina, el ejército y la policía federal contra falsas autodefensas que, según Estanislao Beltrán, concluyó con más de 150 detenidos. “Los Caballeros Templarios estaban preparándose para actuar contra nosotros, por eso hubo que intervenir. Se hizo un gran trabajo de inteligencia por parte del gobierno, había gente del crimen organizado vestida con camisetas blancas de las autodefensas en La Mira y Tumbiscatío”.

Beltrán concretó que hubo 123 detenidos en La Mira, localidad cercana al puerto, y otros 34 en Tumbiscatío, 100 km al norte de Lázaro Cárdenas, y que no hubo bajas. Un miembro de las autodefensas que estaba en una barricada donde la noche del viernes hubo enfrentamientos dijo a The Associated Press que su grupo se replegó a sus casas cuando llegó la policía y que escucharon fuertes tiroteos entre los agentes y un grupo armado desconocido.

El hombre, que no quiso dar su nombre por temor a represalias, dijo que su grupo no estaba luchando contra el gobierno. El comisionado para la seguridad y desarrollo integral de Michoacán, Alfredo Castillo, expresó confianza en que con la legalización iniciada el sábado llegue a su fin un capítulo de anarquía en el que civiles levantaron retenes y se enfrentaron a integrantes del cartel delictivo por el control de localidades en la rica zona agrícola conocida como Tierra Caliente.

La nueva fuerza rural de Michoacán está diseñada para que sirva de salida a una situación vergonzosa, en la que las autoridades perdieron el control total del estado ante el grupo delictivo de los Caballeros Templarios, de conceptos pseudo-religiosos, y tuvieron que recurrir a las autodefensas para poder ubicar a los maleantes armados de ese cartel. Desde que Alfredo Castillo fue nombrado al cargo en enero, las fuerzas federales han arrestado o dado muerte a tres de los principales dirigentes de los Caballeros Templarios.

El cuarto de éstos, Servando “La Tuta” Gómez, se encuentra oculto _según rumores_ en los montes de su localidad natal de Arteaga. A raíz de la legalización orquestada por el gobierno federal, han surgido divisiones en el movimiento de los civiles armados y el Consejo General de Autodefensas despidió como su vocero a uno de sus fundadores, el doctor José Manuel Mireles después de que difundiera sin autorización un video dirigido al presidente Enrique Peña Nieto.

Además, Castillo declaró el viernes a Radio Fórmula que se investiga las afirmaciones de que Mireles está implicado en la muerte de cinco autodefensas ocurrido el 27 de abril cerca del puerto de Lázaro Cárdenas. Otro de los fundadores de las autodefensas michoacanas, Hipólito Mora, está encarcelado debido a que se le acusó del homicidio de dos rivales con los que supuestamente tenía pugnas.

En tanto, nadie ha entregado sus armas, entre éstas fusiles de asalto cuya posesión prohíbe la ley a los civiles, aunque se han registrado más de 6,000 piezas. Muchas personas pronostican que la situación cambiará poco después de la ceremonia del sábado y creen que el acuerdo con el gobierno es sólo para complacer al ejecutivo, afirmó René Sánchez, de 22 años, integrante del grupo de autodefensas de la localidad de Buenavista.

Sánchez afirmó que con o sin el gobierno federal, las autodefensas continuarán su actividad frente a los Templarios y otros grupos delictivos en la zona.

Etiquetas: