Cierran tiendas Oxxo en Hidalgo tras ataque a sucursales

Imagen del incendio de una de las sucursales de Oxxo en Hidalgo

PACHUCA, Hidalgo  (El Universal).- El secretario de seguridad de Hidalgo, Alfredo Ahedo Mayorga, confirmó el asalto a por lo menos cinco tiendas Oxxo y la quema de tres de ellas, e indicó que se emitió una alerta que obligó a todas los establecimientos de la cadena a cerrar sus puertas, tanto en Hidalgo como en el Estado de México.

El ataque también incluyó la caseta de cobro de Ajoloapan, en la salida al Estado de México de la autopista Arco Norte, así como una estación de gasolina en la carretera Tlahuelilpan-Tula, la cual fue baleada por el grupo delictivo. La ola de ataques comenzó cerca de las 21:10 horas del domingo en la tienda Oxxo ubicada en Iturbe, en la ciudad de Tula, donde se robaron mil 500 pesos.

En ese lugar se prendió fuego al establecimiento con un saldo de dos heridos leves: Montserrat Alamilla y Brandon Antonio Guzmán, ambos de 21 años de edad, que presentaron quemaduras de primer grado.

A las 21:20 horas se registró el robo a la caseta de cobro de Ajoloapan, en tanto que a las 21:40 horas ocurrió en un Oxxo ubicado en Los Reyes, Estado de México, que también fue incendiado. A las 21:50 horas se cometió otro robo en la tienda ubicada en Los Ángeles en Tolcayuca, donde el incendio sólo consumió el mostrador.

En San Agustín Tlaxiaca, a las 22:53 horas, la gasolinera y tienda fueron asaltadas. De ese lugar se llevaron 12 mil pesos. También la Secretaría de Gobierno confirmó un asalto en un Oxxo de Ciudad Sahagún.

El secretario de Seguridad señaló que la alerta a todos los establecimientos Oxxo fue emitida por los gerentes de la franquicia, quienes determinaron el cierre de estas tiendas en toda la entidad, además de extenderse la alerta al Estado de México.

Alfredo Ahedo, que encabezó el operativo policiaco, señaló que no hay detenidos por el momento y pese a que fueron casi simultáneos los ataques se prevé que fueron obra de un mismo grupo delictivo.

Se conoce que en el caso de Tula los delincuentes viajaban en dos unidades, un Mazda azul y un Jetta rojo, tripulados con al menos cuatro personas armadas en cada vehículo.




Volver arriba