Campo fértil para la violencia

Advierten: puede llegar a Nuevo León y Coahuila

Integrantes de las fuerzas federales en  Tampico-Madero. La violencia podría extenderse a Nuevo León

MÉXICO.- El resurgimiento de la violencia de alto impacto en Tamaulipas puede extenderse a los estados vecinos de Nuevo León y Coahuila, entidades en donde también se registran disputas entre “Los Zetas” y “El Cártel del Golfo” (CDG), prevé el autor del libro “Zetas: la franquicia criminal”, Ricardo Ravelo Galó.

“Si ya tronó la bronca en Tamaulipas, lo más probable es que pronto ésta toque a Nuevo León y a Coahuila; que no se nos vaya a olvidar que también son territorios en disputa por estos dos grupos”, alertó.

De acuerdo con el también autor de la obra “Herencia maldita”, la reciente violencia que se presentó la semana pasada en la entidad fronteriza, en la que entre el sábado 5 y el 8 de abril fueron acribilladas 28 personas por enfrentamientos, sí tiene sus causas en la detención de uno de los líderes del CDG, Jesús Alejandro Leal Flores, alias “El Metro 24″, y pugnas internas de dicho Cártel, tal como han dicho el Comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido y el gobernador tamaulipeco, Egidio Torre Cantú.

Pero también tiene que ver con la disputa que sostiene el CDG de tiempo atrás con “Los Zetas”.

“Sí tiene que ver con capturas, pero éstas no fueron emblemáticas, no significaron gran cosa aunque eran de controles regionales”, puntualizó Ravelo Galó. Las detenciones sí tuvieron una sacudida, pero no es todo el tema. Aún existe una vieja rencilla entre lo que queda del Cartel del Golfo y los Zetas, dos grupos que primero estaban unidos y luego distanciados, luego se declararon la guerra por la muerte oficial de Heriberto Lazcano Lazcano ‘El Lazca’ y la captura de Miguel Ángel Treviño Morales, ‘El Z-40′”, expresó. “Las redes que quedaron sueltas las está retomando el hermano menor de Treviño (Óscar), Omar, conocido como ‘Z-42′ que opera desde Zacatecas y eso ha ido generando una sacudida de violencia. (“Los Zetas”) se aprestaron a la toma del estado con ciudades como Tampico, Ciudad Victoria y la llamada Frontera Chica, una de las zonas más disputadas por la cercanía con la frontera con Estados Unidos, entonces no es más que un episodio distinto, crudo, de violencia entre dos grupos con historia que buscan reposicionarse en un estado que hoy está totalmente vulnerado”, explicó el especialista.

Comparó la disputa entre ambos grupos delictivos a la que sostuvieron en Chihuahua por Ciudad Juárez los cárteles de Sinaloa y de Juárez, misma que se detuvo cuando acordaron repartirse el territorio. Fue entonces cuando disminuyó la violencia. “Están en plena efervescencia los dos grupos, no dudo que vayan a llegar a un acuerdo con o sin intervención del gobierno, me parece más que con intervención del gobierno para facilitarlo, esa entidad es clave por la zona fronteriza, pero mientras ocurre eso están ajustándose cuentas por ocupar los más importantes territorios y rutas”, añade. La disputa por el territorio entre el CDG y Los Zetas es la razón de una violencia que parecía apaciguada, luego de que en 2010 se registrarán enfrentamientos entre ambos grupos con balaceras callejeras, bloqueos y cuerpos regados en el pavimento, coincide el ex Subprocurador General de la República en un tramo del gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, Jorge Lara Rivera. “Hay una disputa general, hay la búsqueda de predominio territorial por información, son choques por asuntos territoriales dentro de la propia entidad y no descartaría que sea reflejo de lo que ha pasado en Michoacán, Sinaloa y otras partes”, dice en referencia al desmantelamiento de “Los Caballeros Templarios “y la detención de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera. Ante este nuevo repunte de violencia, el gobierno federal debe contemplar algo similar a lo que hizo con Michoacán, incluida la presencia de un Comisionado federal, propuso. Se trata de una medida a la que ya se opuso el Gobernador de la entidad, Egidio Torre Cantú. El Procurador General de la República, Jesus Murillo Karam dijo el vienes que Tamaulipas requiere una estrategia de seguridad específica, no un comisionado. Para Lara, lo que dice el mandatario estatal no debe ser contundente para no mandar fuerzas federales, dado el grado de penetración por parte del crimen organizado en las estructuras del gobierno estatal y el desconocimiento que tienen de los grupos criminales. “La autoridad menos indicada, con menos información y rezagada en la contención de la violencia es la autoridad local. No ha habido un fortalecimiento institucional, por lo mismo que atestiguamos en Michoacán y otros estados, por corrupción”, afirma. De ahí la necesidad de una figura como la de Alfredo Castillo, Comisionado en Michoacán. “Este matiz que ha tenido el Comisionado en Michoacán de ser el Gobernador de facto ha funcionado, tal vez políticamente no nos sea muy cómodo pero ha funcionado y sí me parece que en Tamaulipas se necesita de alguien que ponga orden”, reitera.



Volver arriba