Caen dos líderes de un cártel

Son requeridos en extradición por Estados Unidos

MÉXICO.- La policía de Colombia capturó a Héctor Manuel Coronel Castillo, “Rincón”, y a otro hombre identificado como “El Enano”, a quienes señalan como los enlaces de “El Cártel de Sinaloa” en el país y emisarios directos del líder de la organización, Joaquín “El Chapo” Guzmán, detenido en febrero, según informó el sitio mexico.cnn.com.

Coronel Castillo, de nacionalidad mexicana, fue capturado en la ciudad de Cali, al oeste de Colombia, y era el encargado de administrar los negocios de “El Cártel de Sinaloa” en el país, reportó la Policía de ese país en un comunicado emitido el pasado viernes.

La policía destacó que Castillo gastaba grandes cantidades de dinero en diversión y restaurantes. Era aficionado a las peleas de gallos en las cuales apostaba fuertes sumas, sus gastos diarios oscilaban entre los 5 y 10 millones de pesos, según el comunicado.

En tanto, en la ciudad de Nariño, se realizó la captura de un hombre que fue identificado como “El Enano”, de nacionalidad colombiana y quien “manejaba las actividades de narcotráfico” de “El Cártel de Sinaloa”.

Ambos son requeridos en extradición por el gobierno de Estados Unidos, informó la Policía colombiana.

En la operación, en cooperación con fuerzas de seguridad de Ecuador, les incautaron seis toneladas de clorhidrato de cocaína, seis lanchas rápidas, un barco semisumergible, más de 4,000 millones de pesos y una aeronave en la pista del aeropuerto de Ipiales cuando estaba siendo cargada con lanzacohetes, granadas y municiones de diferentes calibres, informó la dependencia.Los capturados presuntamente compraron tres laboratorios de las FARC en la zona fronteriza con Ecuador, desde donde enviaban grandes cantidades de droga a México a través de aeronaves pequeñas, lanchas rápidas y semisumergibles, según la versión de las autoridades colombianas.Autoridades mexicanas detuvieron en febrero al líder del cártel de Sinaloa, Joaquín el Chapo Guzmán en Mazatlán. El narcotraficante, que estuvo libre durante 13 años tras huir de prisión, permanece en el penal de máxima seguridad del Altiplano. El gobierno de Estados Unidos no ha pedido su extradición.




Volver arriba