A la baja los homicidios en Michoacán

A la baja los homicidios en Michoacán

MÉXICO (EFE).— Los homicidios vinculados con acciones del crimen organizado en el estado mexicano de Michoacán se han reducido a la mitad en los últimos meses y sólo en un mes hubo más órdenes de detención que en todo un año, informó hoy un alto funcionario.

Los datos fueron difundidos por el comisionado especial de seguridad del Gobierno federal para Michoacán, Alfredo Castillo, durante un acto oficial celebrado en la ciudad de Uruapan, en el Michoacán, encabezado por el presidente Enrique Peña Nieto.

A partir de mediados de enero pasado, el Gobierno federal se ha volcado en Michoacán ante el vacío de autoridad que se vivía en ese estado del suroeste de México por las acciones del narcotráfico y el surgimiento de grupos de autodefensa.

Las acciones del Gobierno incluyeron el envío de miles de militares y policías para combatir al cártel de Los Caballeros Templarios y el nombramiento de Castillo para coordinar los esfuerzos de seguridad y de desarrollo económico y social.

En el acto, en el participaron productores de aguacate de la región, Castillo dijo que desde octubre hasta este mes se han reducido en un 47 por ciento los homicidios vinculados con las acciones del crimen organizado.

Los “templarios”, que operan fundamentalmente en Michoacán, se dedican no sólo a la fabricación y tráfico de estupefacientes, sino también a la extorsión, a la recaudación de cuotas como si fueran impuestos, al secuestro y al asesinato.

Al hacer un balance de la gestión, Castillo dijo que los últimos meses han sido desarticuladas en Michoacán quince bandas y han sido detenidos 46 secuestradores, y se han arrestado importantes dirigentes de los “templarios”.

También mencionó que, según datos del Poder Judicial, sólo en un mes se dictaron “más órdenes de aprehensión que en todo el año pasado”, mientras que las denuncias de los ciudadanos han crecido en un 30 por ciento en un período no precisado.

“Derivado de la confianza, la gente empezó a denunciar”, insistió.

Uno de los problemas más graves que atravesaba Michoacán era la desconfianza hacia las autoridades y el temor a represalias de parte de los narcotraficantes si se presentaban denuncias ciudadanas.




Volver arriba