Críticas a la Procuraduría

Levanta polémica la acusación a la joven Yakiri Rubí

Manifestación a las afueras de la Procuraduría de Justicia del D.F. para exigir la liberación de Yakiri Rubí

Se llama Yakiri Rubí. Se trata de una joven de 20 años de edad acusada de asesinar a su agresor al defenderse de un abuso sexual. La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (Pgjdf) en la ciudad de México no creyó su versión y ordenó su detención. Ahora la joven afronta un juicio que puede derivar en una sentencia de hasta 60 años en prisión.

El caso ha desatado una intensa polémica en México. Organizaciones civiles aseguran que Yakiri ha sido doblemente victimizada, pues las autoridades prácticamente han hecho a un lado su denuncia de violación y descartan que en la muerte del agresor hubiera legítima defensa, informa BBC Mundo.

La Pgjdf responde que cumplió todos los protocolos legales para estos casos, e insiste en que tiene elementos para inculpar a la chica.

En el fondo las autoridades violan los derechos de la chica, algo que es frecuente en México, dice Laura Martínez, directora de la Asociación para el Desarrollo Integral de Personas Violadas (Adivac).

“Las mujeres que dicen que viven violencia sexual y buscan el acceso a la justicia lo primero que hacen es cuestionárselo. Decir no es cierto, no es verdad lo que te sucedió hasta que me lo compruebes”, denuncia.

Por pronto, el tema se convirtió en viral en redes sociales como Twitter y Facebook, donde se creó la página Yakiri Libre en la que decenas de personas reclaman su liberación.

En internet abundan las opiniones críticas contra la Pgjdf como la que expresó en el portal ADN Político Laura Aragón, directora de la organización Mukira.

En su texto cuestiona al responsable de la Procuraduría: “Señor procurador Rodolfo Ríos Garza: su desinformación no justifica su machismo”, indica.

¿Por qué el caso de Yakiri causa tanto revuelo? “Por el ambiente de misoginia que parece existir en las instituciones de justicia”, responde Laura Martínez.

Con frecuencia los casos donde se cometen delitos vinculados con el género las mujeres están en desventaja, asegura la quejosa.

Laura Martínez alega que, por ejemplo, cuando las mujeres pretenden denunciar violencia intrafamiliar los agentes del Ministerio Público rechazan iniciar una investigación, y cuando lo hacen integran expedientes de forma inadecuada, lo que impide cual impide castigar a los agresores.




Volver arriba