Conquista a los capitalinos la niña “prodigio” pianista

La pianista Daniela Liebman, de 11 años, quien conquistó ayer al público que llenó la sala principal del Palacio de Bellas Arte

MÉXICO (EFE).— La niña “prodigio” mexicana, la pianista Daniela Liebman, de 11 años, conquistó ayer al público que llenó la sala principal del Palacio de Bellas Artes, con un concierto que fue transmitido a otros sitios en la capital, Guadalajara y Colima a través de pantallas gigantes.

Daniela Liebman, quien se ha convertido en un fenómeno, interpretó el concierto para piano número 8 de Mozart, Liszt y Chopin entre otros autores, acompañada de la Orquesta de Cámara de Bellas Artes, dirigida por Anatoly Zatin su maestro de piano.

Las interpretaciones de la menor deleitaron al público que se concentró no sólo en recinto, sino frente a las pantallas en la explanada de Bellas Artes y en el Centro Nacional de las Artes, así como en la Plaza Fundadores de Guadalajara y el Parque de la Piedra Lisa en Colima.

“Es impresionante el dominio del instrumento y su armonía con la orquesta, así como la capacidad para interpretar temas con alto nivel de dificultad”, indicó un maestro de música que escuchó el concierto en la explanada de Bellas Artes.

Dentro del recinto el publico aclamó de pie a la niña virtuosa, nieta de una pianista e hija de un violinista, quien nació en Guadalajara en 2002, saltó a la fama después de tocar en el Carnegie Hall de Nueva York y de ser invitada por el pianista chino Lang Lang a un seminario y participar en algunos de sus conciertos.



Volver arriba