Certeza a la inversión

Nueva planta de Mazda, garantía para el empleo

1 / 5


Arriba, el presidente Enrique Peña Nieto al dirigir un mensaje en la apertura de la planta de Mazda en Salamanca, Guanajuato, ayer. Foto de abajo, ejecutivos de la automotriz en la develación de la placa alusiva a la inauguración
En compañía de Takashi Yamanouchi, CEO de Mazda Corporation, entre otros, el presidente Enrique Peña Nieto prueba un vehículo
Enrique Peniche Pasos, director general de la concesionaria de Mazda en el Sureste, acompañado de James O'Sullivan, CEO de la empresa para Norteamérica, ayer en Guanajuato. A la derecha, el jefe del Ejecutivo y directivos de Mazda con personal de la planta


SALAMANCA, Guanajuato. (Por Luis Alberto González Uribe, enviado especial del Diario).- En lo que resta de mi administración no habrá nuevos impuestos ni cambios en las tasas de los actuales, afirmó ayer el presidente Enrique Peña Nieto en la apertura de la planta de manufactura de Mazda en esta ciudad, nueve años después de la llegada de la marca al país.

Y enfatizó que el Acuerdo de certidumbre tributaria que ayer anuncio considera que no habrá cambios en las tasas del ISR e IVA ni se crearán nuevos gravámenes “para dar certeza a las inversiones en el país”.

Ante un millar de invitados de Mazda a la apertura de su planta, entre concesionarios de todo el país, autoridades estatales y la plana mayor de la firma japonesa, el presidente indicó que la industria automotriz es ejemplo del dinamismo económico que México requiere en estos días.

El mandatario comenzó su intervención con una disculpa por los inconvenientes ocasionados a los asistentes por el retraso de su llegada, de casi una hora.

Antes, el gobernador guanajuatense, Miguel Márquez Márquez, destacó que su Estado está aprendiendo de los valores de los japoneses, entre ellos el de la puntualidad, que generó bromas entre los periodistas.

Misiones

En su turno, Takashi Yamanouchi, director ejecutivo (CEO) de Mazda Corporation, explicó que la empresa tiene tres misiones con la apertura de la planta en el país: 1) promover buenos ciudadanos en las comunidades locales; 2) promover la reforma estructural de Mazda. Fortalecer acceso a los países emergentes, y 3) expandir la cultura de ahorros y rendimiento Skyactiv de la marca, que propicia una experiencia de manejo divertida.

Agradeció a las autoridades mexicanas las facilidades otorgadas para la apertura de la nueva factoría, que hoy es una realidad.

A su vez, al dar la bienvenida al presidente y la plana mayor de Mazda en el mundo, el gobernador Márquez Márquez dijo que la alianza con la firma japonesa es una operación ganar-ganar. La marca gana en expansión y Guanajuato crece como polo de inversiones y en opciones de trabajo para sus ciudadanos.

Márquez destacó la combinación de Educación y empleo como fórmula para mejorar. Y afirmo que el 90% de los 333,000 empleos que creará la firma serán para los guanajuatenses.

“Salamanca ahora se llamará Sala Mazda”, señaló en broma.

En su turno, Kuniharu Nakamura, CEO de Sumitomo Corporation, destaco la coinversión de Mazda y la firma que él encabeza, con 60 años de presencia y con 23 compañías en el país, nueve de ellas en Guanajuato.

Recordó que ellos sugirieron a Mazda que escogiera a México como sede de la planta y agradecen que les inviten a coinvertir en el proyecto.

La sexta planta de la firma en el mundo requirió una coinversión de Mazda y Sumitomo de 770 millones de dólares.




Volver arriba