Tapijulapa, Pueblo Mágico transformador del mimbre

Tapijulapa, Pueblo Mágico transformador del mimbre

Tapijulapa se ha convertido en una villa especializada en utilizar el "mutusay" o mimbre, para transformarlo en muebles artesanales y una diversidad de artículos desde hace más de 40 años.- (NOTIMEX/FOTO/ESPECIAL)

Tapijulapa se ha convertido en una villa especializada en utilizar el “mutusay” o mimbre, para transformarlo en muebles artesanales y una diversidad de artículos desde hace más de 40 años.- (NOTIMEX/FOTO/ESPECIAL)

TACOTALPA, Tabasco.   (Notimex).- Enclavada en la sierra de este municipio, Tapijulapa se ha convertido en una villa especializada en utilizar el ‘mutusay’ o mimbre, para transformarlo en muebles artesanales y una diversidad de artículos desde hace más de 40 años.

El mimbre es una fibra vegetal, con grosor de entre dos y cuatro milímetros, cuyo largo puede alcanzar hasta los 30 metros, según la altura del árbol.

Daniel Ortiz, con 32 años de trabajar el mimbre y propietario junto con su hijo Wilbert del taller ‘La Curva’, en la entrada a la villa, señaló que en Tabasco crece esa especie de árbol en distintos tamaños.

Las tiras de ‘mutusay’ son colocadas al sol para secarlas en rollos y luego remojarlas en agua para volverlas maleables y forrar todo tipo de muebles o elaborar canastos, lámparas, marcos para retratos, aretes, collares, pulseras, diademas, abanicos, servilleteros, sombreros y demás.

Aquí se fabrican con mimbre las canastas navideñas, que por cientos son adquiridas para la temporada decembrina.

Hace unos 40 años, refirió, José Guadalupe Torija Ballina fue de los primeros en fabricar muebles de ese material y quien enseñó a muchos de quienes hoy, como él, se dedican a este arte de secar, tejer, dibujar y darle los acabados a cada producto.

Los sillones se elaboran hasta donde la imaginación quiera. Los hay ovalados o de nido, mecedoras pavorreales, mecedoras estilo Tapijulapa o de medallones para salas.

El tiempo para elaborar un mueble es de tres días, uno para armar la estructura y el resto para el forrado.

Tanto en la villa de Tapijulapa –declarada como Pueblo Mágico en 2010- como en su periferia existen unos 18 talleres para elaboración de productos de mimbre y pocos han sido los que han cerrado en los últimos 20 años, refirió.

En cambio, Miguel Angel Gómez Cruz, otro fabricante de artículos de mimbre, afirmó que aprendió observando y abrió su taller hace unos 20 años y tiene clientes que vienen de Villahermosa, como también de Veracruz, Campeche, Quintana Roo y Chiapas.

Señaló tener encargos de San Cristóbal, Chiapas, ‘donde un señor está empezando su mueblería y también quiere vender muebles de mimbre’.

Comentó que los ejidatarios de los alrededores son quienes les venden el mimbre, con extensiones de entre 12 y 15 metros por cada rollo, que cuestan entre cuatro o cinco pesos cada uno.

Todos los domingos, añadió, los propietarios de varios talleres exhiben sus productos artesanales en el parque central del poblado.

En tanto, en varias de las esquinas de Tapijulapa, con sus paredes blancas y tejas de arcilla roja, distante a unos 70 kilómetros de Villahermosa, abundan los talleres de mimbre.

Uno de ellos es ‘La Esmeralda de la Sierra III’, cuyo propietario, José Solís Martínez, mencionó que para todos hay clientela.

De hecho, expresó, comenzaron con un taller y después sus dos hermanas decidieron abrir sus propios talleres, por lo cual hay tres con igual denominación.

Manifestó que la mayoría de los talleres cuenta con catálogos de los muebles que han elaborado a lo largo de los años, así como innovaciones de acuerdo con los modelos de mobiliario que se publican en revistas y que pueden ser factibles de realizarse en mimbre.- (Por Jorge Almeida García).

Etiquetas:, ,