Fascinación por el poder

Revelan el por qué de su amistad con gobernantes

Admiradoras de Gabriel García Márquez soplan mariposas de papel sobre la urna que contiene sus cenizas, durante el homenaje de ayer

MADRID (Notimex).- Gabriel García Márquez tenía fascinación literaria por el poder y eso justificaba las relaciones que tuvo con quienes lo ejercían, como el cubano Fidel Castro, afirmó el presidente del diario “El País”, Juan Luis Cebrián.

En un artículo de opinión publicado ayer, expuso que en varias ocasiones estuvo presente cuando el Premio Nobel de Literatura 1982 le explicó el por qué de esa curiosidad y en específico la amistad con Castro y otros gobernantes.

“La fama abre la posibilidad de toda clase de amistades y los jefes de Estado no se escapan. Con unos quedan los lazos y con otros no. La amistad se establece por ciertas afinidades humanas o literarias”, citó Cebrián a García Márquez.

“Con Fidel Castro desarrollé mi amistad que siguió otro rumbo, inclusive divergente del político: donde empiezan los desacuerdos de ese género comienza otro tipo de afinidades humanas y de comprensión de la situación cubana”, refirió.

Cebrián recalcó que se trata de una explicación que le dio el autor de “Cien Años de Soledad” y que la publica en este momento en que permanece el duelo por su muerte, pero además cuando la gente se pregunta cómo eran algunos episodios de la vida de “Gabo”.

El periodista español recordó algunos momentos vividos con el escritor en torno al poder, como cuando le pidió que le presentara al ex presidente del gobierno español, Adolfo Suárez, con el que establecieron encuentros para hablar de política. Asimismo, destacó que el panameño Omar Torrijos le dijo a “Gabo”: “A ti lo que te pasa es que te gustan los dictadores”, y que mientras fueran de izquierdas los aceptaba, y al venezolano Marcos Pérez Jiménez, de derecha, lo reflejó en “El Otoño del Patriarca”. Aclaró que en eso coincide con los demás escritores del “boom” latinoamericano que dedicaron alguna de sus obras a un dictador de la región, además de que varios tuvieron cercanía con el poder y ocuparon cargos políticos, cercanos a gobernantes. “‘Gabo’, al igual que tantos otros escritores ilustres, sentía una apasionada curiosidad por el poder en ejercicio, fruto del compromiso político que desde joven había adoptado, y que mantuvo hasta el final”, expuso Cebrián.




Volver arriba