Estrategia “desastrosa”

Víctimas en un enfrentamiento con el Ejército

La velación de una de las personas que murieron ayer en Antúnez, en un enfrentamiento con el Ejército que dejó al menos cuatro víctimas

ANTÚNEZ, Michoacán (AP).- El Ejército y miembros de las autodefensas sostuvieron ayer al menos un enfrentamiento cuando soldados intentaron desarmar a esos grupos, que sostienen que no depondrán sus armas sino hasta que sean capturados los líderes de un cartel del narcotráfico.

El saldo fue de al menos cuatro muertos, de acuerdo con la Comisión Nacional de Derechos Humanos, que anunció que se abrió una investigación por los decesos, entre ellos de un menor en Antúnez.

El choque entre las fuerzas federales y las autodefensas fue confirmado por el procurador Jesús Murillo Karam, aunque dijo que no podía confirmar si en efecto entre las personas muertas había un menor de edad.

Un vocero de las autodefensas, Estanislao Beltrán, aseguró en MVS Radio que soldados abrieron fuego contra civiles en las inmediaciones de Antúnez y mataron al menos a cuatro personas, incluida una niña de 11 años. La Procuraduría General de la República dijo que no podía confirmar esa afirmación.

Periodistas de The Associated Press vieron los cuerpos de dos fallecidos y hablaron con familiares de una tercera persona reportada como muerta. Entre ellos no había mujeres ni niños, contrario a las afirmaciones iniciales de un portavoz de las autodefensas.

La Secretaría de Gobernación (Segob) dijo no tener información de que soldados hubieran disparado contra civiles desarmados.

“¿Así quieren proteger al pueblo? No los queremos’”, dijo Gloria Pérez Torres mientras se lamentaba sobre el cuerpo de su hermano Mario, de 56 años, una de las víctimas en la confrontación con militares ocurrida en las primeras horas de ayer.

El enfrentamiento ocurrió cuando militares llegaron a Antúnez para intentar desarmar a las autodefensas. Horas después el poblado estaba en relativa calma, en tanto los grupos de autodefensas seguían armados y en control del poblado.

Alejandro Hope, quien es experto en seguridad y ex miembro de la agencia de inteligencia mexicana, calificó el inicio de la estrategia de “desastre”, porque sólo unas horas después de que fue anunciado ya se reportaba la muerte de civiles.

Meses atrás, cuando aparecieron los primeros grupos de autodefensas, las autoridades llegaron a arrestar a algunos de ellos, pero luego el gobierno pareció trabajar con ellos, pese a negarlo públicamente.Mientras las autodefensas se enfrentaban con el cartel, militares y policías federales realizaban patrullajes en carreteras, pero nunca intervinieron en esos choques armados.

“Se ha registrado una erosión de la credibilidad de los anuncios del gobierno federal en Michoacán”, subrayó Hope, un día después de que el titular de Segob, Miguel Ángel Osorio Chong, anunciara el envío de más soldados y agentes federales al estado para tomar el control de la seguridad.

“La semana pasada estaban protegiendo a las autodefensas. El secretario Osorio prácticamente salió a decir que eran útiles… ¿y ahora los vas a reprimir a sangre y fuego?”, añadió Hope.

El gobierno no concuerda con esa evaluación, dijo a la AP un funcionario de la Secretaría de Gobernación, no autorizado a ser identificado por políticas internas.

“Es una estrategia que ha ido ajustándose, modificándose en razón de las exigencias de la coyuntura que se da en Michoacán’”, continuó el funcionario.

Osorio hizo un llamado anteayer a las autodefensas a deponer las armas y regresar a sus comunidades.

La confrontación en el poblado de Antúnez comenzó poco antes de la medianoche del lunes. Varios habitantes de la zona fueron convocados para impedir el paso a un convoy de militares que habían llegado al lugar para desarmar a las autodefensas.

Testigos dijeron a AP que las personas que bloquearon el paso de los militares no llevaban armas, sin embargo, algunos soldados abrieron fuego contra la multitud.

“Aquí fue donde el ejército se ensañó rafagueando al pueblo, al pueblo desarmado. Estamos consternados”, dijo a MVS Radio Estanislao Beltrán, vocero de las autodefensas. El portavoz dijo después a AP que sólo uno de los fallecidos era miembro de las autodefensas.

Beltrán aseguró que las autodefensas no planean entregar sus armas en tanto no sean capturados los líderes del cartel de “Los Caballeros Templarios”.

El anuncio de Osorio se realizó después de una reunión con el gobernador Fausto Vallejo, luego de un fin de semana de tiroteos y quema de vehículos.

Con la toma de varias comunidades, las autodefensas han rodeado Apatzingán, considerado el principal bastión de “Los Caballeros Templarios”, aunque han dicho que no buscan entrar a ese lugar a petición del Ejército.

Muchas tiendas permanecían cerradas ayer en Apatzingán y había pocas personas en las calles y escasa presencia policial.

Comerciantes dijeron que tenían miedo de abrir después de que hombres armados, que se cree trabajarían para “Los Caballeros Templarios”, lanzaron bombas caseras contra varios negocios y la alcaldía de Apatzingán el fin de semana.

En los últimos meses han circulado rumores de que algunos grupos de autodefensas habrían sido infiltrados por el cartel rival Nueva Generación, que según autoridades federales mantiene una disputa con Los Caballeros Templarios. Las autodefensas han negado insistentemente que sean financiadas por Nueva Generación.En un extraño giro de la historia, el líder más visible de las autodefensas, José Manuel Mireles, apareció la noche del lunes en un video divulgado por la cadena Televisa en el que respaldaba el anuncio del gobierno. Sin embargo, apareció posteriormente en un segundo video en el que contradice la versión que divulgó Televisa.

Inseguridad | Michoacán

Mandos militares y policiacos se reunieron ayer en la alcaldía de Apatzingán.

Dos mil soldados

Fuentes oficiales de Morelia dijeron que desde anteanoche fueron desplegados dos mil soldados en la zona de Tierra Caliente.

Helicópteros

En la operación para garantizar la seguridad de Tierra Caliente participan una decena de helicópteros aportados por la PGR y otros más de la Policía Federal y del Ejército.




Volver arriba