Detenidos por bullying

Trabajadores y alumnos declaran por un homicidio

Imagen de una marcha realizada por estudiantes para pedir castigo a involucrados en la muerte de un niño

CIUDAD VICTORIA, Tamaulipas (El Universal).- Por los delitos de homicidio preterintencional y abandono en agravio del niño Héctor Méndez Ramírez, quien falleció en sonado caso de bullying, elementos de la Policía Ministerial detuvieron ayer a tres trabajadores de la secundaria general número siete de Ciudad Victoria.

El jefe de Grupo de Aprehensiones, Mario Rocha, informó que los detenidos son la trabajadora social Zulma Yaneth “M”, la prefecta Lizbeth Berenice “G” y el bibliotecario Arturo “G”, quienes fueron trasladados a las instalaciones de la Policía Ministerial del Estado.

Explicó que las detenciones se realizaron con base en una orden de aprehensión girada por el Juez Primero Penal y serán puestos a su disposición. Al momento de su presentación, Arturo dijo que desconocía el motivo de su detención: “soy inocente”.

Ayer los tres habían rendido sus declaraciones en torno a los hechos, incluso la trabajadora social tuvo un diálogo con la madre del menor afectado Héctor Méndez Ramírez.

Héctor Alejandro murió por un traumatismo craneoencefálico severo ocasionado luego de que sus compañeros lo azotaron contra la pared en una secundaria de Ciudad Victoria.Por su parte, el “Excélsior” informó que hasta la tarde del jueves un grupo de nueve personas, entre ellas dos menores, acudieron a declarar ante el Agente del Ministerio Público Investigador de la PGJE en torno a la muerte por bullying del estudiante.

La agencia sexta del Ministerio Público confirmó que también ya había declarado la estudiante de la Escuela Normal Básica, Denise S., quien se encontraba al frente del grupo, luego de haber heredado de su madre el espacio, y no intervino para detener el hecho violento.

También acudieron a declarar la subdirectora de la institución Sandra Luz Garza y el supervisor de secundarias de la zona 4, Paulino Galaviz, quienes presuntamente están señalados de incurrir en omisión y desacato de protocolos de seguridad y atención a hechos relacionados con estudiantes.

Estos tres últimos mencionados fueron suspendidos de sus derechos laborales, en tanto se da continuidad a las investigaciones realizadas por las autoridades.

Se dio a conocer que al menos dos de los estudiantes que se encuentran acusados de provocar la muerte de Héctor Alejandro se presentaron ante el fiscal y declararon.

Un tercero acudió con su abogado y se negó a declarar argumentando que no está obligado a hacerlo.

Se esperaba que se presentaran más estudiantes, ya que la fiscalía envió un total de 36 citatorios a los alumnos que conforman el grupo de primer grado donde estudiaba el fallecido.

Se desconoce la cifra de personas que haya acudido a la cita con el fiscal.La PGJE integra dos averiguaciones, una de ellas en la agencia sexta del Ministerio Público donde los presuntos responsables son adultos.

En tanto que en la Agencia del Ministerio Público Investigador para la Atención a Conductas Antisociales cometidas por Adolescentes se desahoga la otra.




Volver arriba