Cepillín propone regular circos con animales

Ricardo González “Cepillín”

CANCÚN (Notimex).- Se requiere la regulación de los circos con animales en todo el país, afirmó el empresario y artista Ricardo González “Cepillín”, al indicar que ‘el circo es cultura, es demasiado atractivo, lo que pasa es que empezó una campaña de Dile no al circo con animales’, que está mal enfocada.

Señaló que los promotores de las leyes que impedirían la operación de circos con animales cometen varios errores, desde políticos, sociales, legales, pero sobre todo de profundo desconocimiento de lo que es un espectáculo de muchos años que forma parte de la cultura en México.

Aseguró que a pesar de los legisladores del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), de prohibir la operación de circos con animales, lo que se requiere en todo caso es buscar la regulación de esos lugares.

El llamado “Payasito de la Tele”, que cumple una gira con su circo por Quintana Roo, detalló que no se trata de adoptar una postura de cerrazón por parte de los empresarios circenses.

Sino de abrir la opinión de especialistas y dimensionar lo que representaría para el Estado Mexicano el cierre de estos lugares y dejar en la calle a más de tres mil animales que se calcula viven o son parte de ese espectáculo, dijo.

“Que van a hacer las autoridades con tanto animal que nació en un circo, donde van a vivir, los van a matar, eso parece que no se ha tomado en cuenta”, expuso.

En entrevista, en el marco de un homenaje que le hizo la organización del club de beisbol Tigres de Quintana Roo, recordó que cada entidad tiene su Constitución estatal, que nadie puede prohibirle a la gente la libertad y derecho al trabajo.

No porque en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal ya se autorizó la ley, quiera decir que se seguirá en todo el país, señaló.

“Cada estado tiene su Constitución y aunque la Asamblea de Representantes del Distrito Federal aprobó los cambios, estaría por hacerse legal hasta dentro de un año y entonces la gente puede inconformarse”.

“Nadie puede impedir el derecho al trabajo -y esas gentes del PVEM, la verdad que se lanzaron como el Borras, parece que no han dimensionado lo que pretenden”, enfatizó el empresario.

En ese sentido, consideró que el tema es más bien político, de falta de sensibilidad de un grupo que en lugar de buscar cerrar estos lugares, podría encontrar opciones para mejorar, regular una actividad de varias generaciones, además de que se deberían regularizar otras.

“Si es así, entonces se tendría que regular en todos los rastros para que no sufra el toro o la vaca a la hora de los sacrifican y no únicamente las corridas de toros, sino en el rastro, o por ejemplo, las aves que las señoras de la tercera edad tienen en sus casas”, explicó.

Reiteró que la operación de un circo va más allá de revisar las condiciones en las que opera con los animales, que se debe ver lo que representa su llegada a las comunidades, a los niños.

“Cuando un circo llega a un lugar es como si fuera un zoológico ambulante, entonces, llega puedes ver en las jaulas a los animales algo que mucha gente ya no puede ver o niños que nunca los han visto”, agregó.

Aclaró que no avala el maltrato a los animales ni que sufran en cautiverio, por lo que propuso buscar regular el circo, como por ejemplo, a través de un servicio social con los veterinarios cuando terminen su carrera cuenten con opciones para seguir con su trabajo y no tengan como única “revisar los pollitos en un gallinero”.

“a propuesta sería que los estudiantes se vayan un año a los circos, y que ellos mismos se encarguen de regular que el animal siempre sea bien tratado”, consideró.

Cepillín refirió que también hay que tomar en cuenta que la mayor parte de los animales en circo han nacido en esos lugares y forman parte de esa comunidad, además de que se cerrarían muchas fuentes de trabajo.

Asimismo, explicó que en muchos lugares se tiene arraigada esa estrategia de convocar a la población a que proponga nombres de los animales cuando nacen a través de concursos.

“Por eso digo que cerrar un circo va más allá de una cuestión ambiental, tiene que ver con cultura, con tradiciones”, expuso.




Volver arriba