Balas contra piedras

Un agente de la patrulla fronteriza mata a mexicano

Agentes de la patrulla fronteriza someten a un cateo a un indocumentado. Organismos se quejan del uso de armas en la vigilancia preventiva

WASHINGTON (Notimex).- El gobierno mexicano condenó ayer la muerte de Jesús Flores Cruz a manos de un agente de la Patrulla Fronteriza, en hechos ocurridos el martes pasado en las cercanías de la garita de Otay Mesa en California.

En un comunicado difundido por la embajada de México, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) expresó su profunda preocupación por la muerte del ciudadano mexicano, quien según la versión de las autoridades estadounidenses habría lanzado piedras contra el agente.

La embajada reiteró su postura de que el uso de la fuerza letal en tareas de control migratorio “es inaceptable, por lo que el gobierno de México espera el resultado de las investigaciones y que se deslinden responsabilidades como corresponde”.

La embajada y el consulado general en San Diego contactaron inmediatamente las oficinas centrales de la patrulla fronteriza para solicitar información sobre el incidente, determinar la identidad de la persona fallecida y confirmar su nacionalidad.

También se solicitó por la vía oficial una investigación exhaustiva de los hechos a las autoridades estadounidenses, apuntó el comunicado.

Al mismo tiempo renovó su llamado sobre la necesidad de que se adopten las recomendaciones sobre el uso de la fuerza letal por agentes de la Patrulla Fronteriza emitidas por la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Interna.

El objetivo de estas recomendaciones “es eliminar estos lamentables decesos que desafortunadamente ya suman 21 desde el año 2010″, añadió.

El organismo mexicano consideró que la coordinación bilateral y los intercambios técnicos iniciados en este ámbito son la mejor vía para prevenir situaciones de uso excesivo de la fuerza por las autoridades estadounidenses.

“Sólo bajo este ánimo de cooperación entre ambos gobiernos podremos continuar construyendo una frontera común como una zona de prosperidad y desarrollo’, indicó el comunicado.

De acuerdo con “El Universal”, desde 2010, al menos 24 migrantes han sido asesinados por la Patrulla Fronteriza, en la línea divisoria entre México y EE.UU.

Activistas denunciaron que la política para evitar las deportaciones se ha convertido en balas contra piedras.Organizaciones en defensa de los migrantes condenaron el asesinato de un hombre, del cual hasta ayer se desconocía aún su identidad, quien intentó cruzar la frontera por las montañas de Tijuana, Baja California, la noche del martes pasado.El departamento del Alguacil de San Diego, California, informó que un agente de la Patrulla Fronteriza que vigilaba la zona fue golpeado en el rostro por una piedra lanzada por uno de tres migrantes que cruzaron a Estados Unidos de forma ilegal.”Uno de los agentes fue golpeado en la cara por una piedra arrojada por uno de los sospechosos. Temiendo por su seguridad, el agente disparó su pistola de servicio contra el hombre”, detallaron en un posicionamiento oficial.

Christian Ramírez, director de la Coalición de Comunidades Fronterizas, informó que con este asesinato suman 24 decesos de migrantes a manos de la Patrulla Fronteriza desde 2010. Este año ya se han registrado dos.

“Nosotros siempre hemos establecido que la Patrulla Fronteriza debe dar a conocer al público en general, en particular, su política sobre el uso de fuerza letal. Lastimosamente, el jefe de la Patrulla Fronteriza hizo declaraciones en las que aseguran que pueden utilizar la fuerza letal ante cualquier amenaza que detecten”, lamentó.Ramírez agregó que esta política va contra todo lo que han trabajado las organizaciones en defensa de los indocumentados.La política es clara: utilizar la fuerza letal en contra de cualquier amenaza contra sus agentes, dijo.”Va contra los derechos constitucionales de las personas, atenta contra la dignidad de las personas y pone en peligro a la sociedad civil”, denunció y dijo que desde 2010 sólo cuatro casos han sido investigados; en todos se determinaron que fue justificable el uso de fuerza letal.”Los demás quedaron en un limbo legal y los agentes gozan de total impunidad”, lamentó Rodríguez.Actualmente, alrededor de 55 mil agentes resguardan los límites entre México y Estados Unidos, desde el año 2010 se recrudeció la vigilancia de la frontera.Este caso recuerda el de Anastacio Hernández Rojas, un migrante potosino que fue asesinado por la Patrulla Fronteriza la noche del 28 de mayo de 2010.Rojas fue torturado por una veintena de agentes migratorios en la puerta de deportaciones, ante la mirada de funcionarios de ambos países que no hicieron nada para evitar su muerte.-Noooo, yaaaa ayuda. Ayúdenme. Ya, por favor, señores ayúdenme. Ayúdenme, por favor.-Noooo. Nooo dejenme señores- gritó durante varios minutos desgarradamente, y pidió clemencia hasta que su corazón dejó de latir.La muerte de Anastacio fue grabada por dos usuarios de la garita internacional de San Ysidro, que se encuentra entre Tijuana y San Diego, California; sin embargo, ni las evidencias tangibles han sido suficientes para lograr encarcelar a quienes asesinaron brutalmente al migrante potosino.No obstante, el año pasado la muerte del migrante llegó hasta el gran jurado de Estados Unidos, convirtiéndose en el primer caso de un indocumentado mexicano en llegar a esta instancia. El gran jurado podría determinar si existe fundamento para creer que las personas acusadas cometieron el delito y así enjuiciar inicialmente a los agentes migratorios en los tribunales superiores.Cuando Anastacio murió aquella noche de marzo, sus hijos apenas tenían cuatro años, Daniel y Daniela.María Puga, su viuda recuerda que los llevó a despedirse de su padre al panteón, el día que lo “vieron preguntaron que qué le pasó a su papá, que cuándo regresaba su papito, que su papi no estaba enfermo.”.Llena de dolor, María les contestó que jamás regresaría. Ahora sus hijos tienen casi siete años, ya van a la primaria.Cuenta María que la pequeña Daniela hace manualidades y adornos en la escuela. Cuidadosamente decora la lápida con los adornos que cada domingo le lleva a su papá a la tumba.”Es lo único que le queda, pues que más le queda.”, suspira su viuda.

Violencia | Frontera

Activistas denunciaron ayer que la política para evitar deportaciones ya es de balas contra piedras.

Denuncia

Organizaciones en defensa de los migrantes condenaron el asesinato de un hombre, del cual hasta ayer se desconocía su identidad, quien intentó cruzar la frontera por las montañas de Tijuana, Baja California, la noche del martes pasado.

Denuncia

El departamento del Alguacil de San Diego, California, informó que un agente de la Patrulla Fronteriza que vigilaba la zona fue golpeado en el rostro por una piedra lanzada por uno de tres migrantes que cruzaron a Estados Unidos de forma ilegal.

Denuncia

“Uno de los agentes fue golpeado en la cara por una piedra arrojada por uno de los sospechosos. Temiendo por su seguridad, el agente disparó su pistola de servicio contra el hombre”, detallaron en un posicionamiento oficial.




Volver arriba