Baja venta de productos orgánicos por no conocer sus beneficios

MEXICO (Notimex).— Las artesanas del grupo “Keyla”, del municipio de Cacahoatán, Chiapas, consideran que entre las causas de que los productos orgánicos que elaboran tengan poca demanda está que aun no hay la confianza de los consumidores o no conocen los productos.

Tampoco han logrado penetrar los estrictos requisitos que exigen las tiendas departamentales y su burocracia, y por ello se han limitado a las ventas por menudeo, en pequeños comercios locales de la región y en los mercados orgánicos que coordina El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur).

Sin embargo, la seguridad en sus palabras es clara muestra que hay en ellas la esperanza de aumentar sus ventas para seguir dando el valor agregado a la materia prima de Chiapas y, sobre todo, para ayudar en la precaria economía de las familias campesinas en la entidad, como las de ellas mismas.

El champú de café ayuda a eliminar las canas naturalmente y fortalece el cabello, señalaron al explicar detalladamente las propiedades que según ellas cada uno de sus productos tienen, algunos incluso para curar enfermedades crónico-degenerativas como la diabetes, bajo un tratamiento fabricado con un planta llamada andor”, indicaron.

Otras, como el árnica, han sido utilizadas por siglos en golpes y dolores, y ahora ha sido procesada hasta lograr una crema corporal de fácil aplicación.

El zapuyul (extracto de la semilla del mamey) es otro de los cultivos que utilizan para elaborar champú, cremas, gel y pomadas, al igual que la sábila.

“Curiosamente, varios de los componentes de diversos cultivos que son utilizados por este grupo de mujeres son los mismos que tienen sofisticados medicamentos para el tratamiento de enfermedades supuestamente incurables, como el cáncer, mencionaron.

El trabajo de esas amas de casa campesinas también incluye el delicado cuidado de las plantas y medio ambiente de donde sustraen sus cultivos y por ello su trabajo es doblemente importante.

A pesar de sus limitaciones, ya están empezando a obtener recursos económicos derivados de la comercialización, parte de los cuales están siendo utilizados para la compra de insumos, como envases y etiquetas, mientras que el resto ya está llegando al núcleo familiar.

 




Volver arriba