Aprueban senadores la reforma energética

El Pleno del Senado de la República durante la sesión ordinaria para aprobar el dictamen de reforma energética.—(archivo)

El Pleno del Senado de la República durante la sesión ordinaria para aprobar el dictamen de reforma energética.—(archivo)

MÉXICO  (Notimex).- Ni la toma del Salón de Plenos del Palacio Legislativo de San Lázaro por parte de un grupo de diputados de la izquierda, ni casi cinco horas de señalamientos y algunos roces entre legisladores, impidieron que la reforma energética fuera aprobada, en lo general, la noche de este miércoles.

Alrededor de las 14:30 horas, unos 30 diputados del PRD, PT y Movimiento Ciudadano -encabezados por Alejandro Sánchez Camacho, quien a inicios de esta legislatura pidió licencia para ocupar la Secretaría General del Sol Azteca- cerraron abruptamente las cinco puertas que dan accesos al Salón de Sesiones.
En ese momento se encontraban en el recinto algunos priístas y panistas que fueron ‘invitados’ a dejar sus lugares y salir de ‘manera voluntaria’ del lugar.

Una vez afuera, perredistas, petistas y ciudadanos empezaron a jalar las curules para utilizarlas en una nueva tarea: convertirlas en barricadas para impedir el acceso al recinto de los diputados.
Sacaron también cadenas y candados para asegurar las tres entradas principales al pleno, así como las de acceso al basamento del Edificio H.

La acción tomó por sorpresa a los coordinadores del PRI, PAN, PVEM, Nueva Alianza, PT y Movimiento Ciudadano, quienes se encontraban en ese momento en intensa negociación con el presidente de la Junta de Coordinación Política, Silvano Aureoles Conejo, para que la minuta pasara por comisiones unidas de Puntos Constitucionales y Energía y se dictaminara.

Pero la tensión creció entre panistas, priístas, aliancistas y ecologistas, quienes señalaban que esto no podía ser y era una falta de respeto al Congreso y a la Constitución.

De por sí la sesión se retrasó debido al cerco por parte de integrantes del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) al Palacio Legislativo de San Lázaro. A pesar de esto los diputados empezaron a llegar.
Así cerca de las 16:00 horas se daría a conocer que el auditorio ‘Aurora Jiménez’ del Edificio E sería el nuevo salón de sesiones, en donde se discutiría y aprobaría la reforma.

Pasaría aproximadamente hora y media para preparar el nuevo recinto y poco a poco empezaron a ocupar su lugar los legisladores; en primera instancia habían pasado lista de asistencia más de 350 diputados, con lo cual había quórum.

Pero la nueva sede tiene una capacidad para 300 personas, por lo cual decenas de los legisladores tuvieron que estar parados, otros optaron por sentarse en las escaleras y unos más trajeron sillas del lobby.
En tanto los legisladores que habían tomado el recinto jugaban al contradebate de la reforma energética y la presidencia de mesa de debates la ocupaban Rodrigo Chávez y Catalino Duarte.

Una vez iniciada la sesión el presidente de la Mesa Directiva, Ricardo Anaya Cortés, puso a consideración de los legisladores el acuerdo de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) para que el documento enviado por el Senado fuera sometido a discusión y votación en el pleno, sin pasar por las comisiones respectivas, lo cual fue aprobado por la mayoría.

Previo a la votación el perredista Fernando Belaunzarán solicitó, pese al acuerdo de la Jucopo, que se considerara darle trámite a comisiones ‘como corresponde, con el rigor que merece, para que los diputados cumplamos la responsabilidad y demos un debate de altura.

En respuesta el priísta Manlio Fabio Beltrones Rivera explicó que, previamente, los coordinadores platicaron sobre el procedimiento que debía tener la minuta.

Detalló que el planteamiento era enviarla a comisiones para debatirla y concluir con un dictamen en tiempo y forma, antes de terminar el periodo legislativo.

El panista Luis Alberto Villarreal García lamentó no sesionar en el Salón de Plenos, pero celebró que en la sede alterna estuviera la mayoría de los legisladores para discutir una reforma que, dijo, ‘México y los mexicanos tienen décadas esperando’.

‘Lo que vamos a discutir es el futuro del país. Qué país queremos para nuestros hijos, para nuestros nietos y para los nietos de nuestros hijos.

‘En el PAN queremos salir del statu quo y hacer una gran transformación que permita crear los empleos, el crecimiento económico, la competitividad y devolverle a este país la soberanía energética que ha perdido’, refirió.

Por su parte el perredista Silvano Aureoles Conejo denunció que en el marco de la discusión de un tema relevante los legisladores no se den el tiempo necesario para procesarlo.

‘No es un asunto menor. No digamos verdades a medias. Lo que se discutió en el Senado y lo que hoy tiene la Cámara de Diputados es lo que pone en juego el destino del país’, dijo.

Ricardo Monreal Avila, de Movimiento Ciudadano, manifestó que fue un día negro. ‘Un puñado de legisladores procederá a deformar, no a reformar, la Constitución, y lo va a hacer despojando a la nación mexicana del manejo de la energía petrolera y la eléctrica’.

Arturo Escobar y Vega, del PVEM, destacó que, por fin, una de las cámaras del Congreso mexicano tendría la posibilidad, como cámara revisora, de aprobar una minuta trascendental para el futuro de México.
Coincidió con los diputados Manlio Fabio Beltrones y Luis Alberto Villarreal en el sentido de que en la Jucopo ‘había toda la intención de turnar a comisiones unidas la minuta enviada por el Senado, sin embargo debido a los acontecimiento tanto afuera como adentro del recinto legislativo se obligó a tomar otra decisión’.

Rechazó que quienes están a favor de la reforma sean ‘vende patrias’. El patriotismo, argumentó, está de este lado. ‘Queremos cambiar a México. Mienten aquéllos que dicen que la sociedad está en contra de lo que estamos haciendo.

‘La sociedad mexicana quiere bienestar, educación, trabajo y el único sector de este país que se lo puede dar es el sector energético’, argumentó.

Luego empezarían los posicionamientos de las siete fracciones parlamentarias donde el PRI, PAN, PVEM y Nueva Alianza hablarían de las bondades de la reforma energética, mientras PRD, PT y Movimiento Ciudadano lanzaban señalamientos a priístas, panistas y el Gobierno federal.

El diputado Fernando Zárate Delgado calificaría en un momento dado como ‘un triste y lamentable circo’ lo que ocurrió en el Palacio Legislativo de San Lázaro.




Volver arriba