Apoyo a quienes deporta EE.UU.

Un albergue de Tijuana, hogar de cientos de personas

1 / 4


Decenas de personas esperan en una fila para recibir ropa regalada en el campamento de inmigrantes deportados desde Estados Unidos, cerca de la frontera en Tijuana, B.C.
Héctor Barajas, voluntario del campamento de inmigrantes deportados, corta el cabello a uno de los hombres que han sido devueltos a México
Arriba y a la izquierda, dos de los huéspedes del campamento


TIJUANA, Baja California (EFE).- Inmigrantes deportados de Estados Unidos hallan asilo en un campamento instalado a unos pasos de la frontera en Tijuana, donde ahora habitan más de 700 personas que esperan una nueva oportunidad.

El campamento, ubicado en la Plaza Constitución de Tijuana, donde sólo una avenida los separa del muro que divide a México de EE.UU. fue instalado por una organización civil ante la necesidad de un espacio para hospedar a inmigrantes, quienes ahora buscan alternativas de trabajo en una ciudad que la mayoría no conoce.

Javier Reyes, coordinador del grupo “Ángeles Sin Fronteras”, encargado del lugar, señaló que son cerca de 700 personas las que viven en este campamento, aunque detalló que “muchas ya se han ido al no ver ayuda moral de las autoridades”.

Reyes señaló que desde que se abrió el campamento, hace cinco meses, han sobrevivido gracias a donaciones de alimentos, cobijas y ropa para estas personas, en su inmensa mayoría mexicanos que cruzaron la frontera en busca de un futuro mejor.

“La gente que se queda más tiempo es porque la familia está aquí cerca, en California”, refirió Reyes. “Es fácil que sus parientes vengan aquí a visitarlos un fin de semana”.

Esperanza

Otros se mantienen en la ciudad ya que conservan la esperanza de regresar pronto a Estados Unidos, donde tienen familia y una vida hecha, en tanto que en México no conocen a nadie y han perdido todo lo que tenían.

Sin embargo, este campamento será reubicado en próximos días por órdenes de las autoridades, que buscan soluciones para las cerca de 200 personas en esta situación que diariamente recibe Tijuana desde EE.UU.

Al celebrarse el pasado miércoles 18 el Día Internacional del Migrante, Reyes reconoció que la ubicación actual no es el lugar más idóneo, pero lamentó la falta de alternativas.

“Son seres humanos que sienten, sé que el lugar no es adecuado para ellos, pero si no tienen para pagar un albergue o un trabajo es muy difícil”, opinó.




Volver arriba