Sepultan a niño muerto por bulling en Tamaulipas

CIUDAD VICTORIA (El Universal).— Con aplausos, llanto, oraciones y globos blancos lanzados al aire, la tarde de este miércoles fue despedido el niño Héctor Alejandro Méndez en el panteón Jardines del Reencuentro, en Ciudad Victoria, quien falleció luego de ser agredido en su escuela.

A las 14:50 horas, una larga caravana de vehículos ingresó al camposanto que se ubica al norte de la ciudad, para dar el último adiós al menor que falleció a consecuencia del traumatismo craneoencefálico severo que sufrió el miércoles pasado en el salón de clases de la secundaria en la que estudiaba.

Al momento de bajar el fretro de la carroza se vivieron momentos de angustia y de mucho dolor entre los presentes. Hubo llanto, confusión y algunos familiares presentaron crisis nerviosa.

De manera espontánea, decenas de globos blancos fueron soltados y la multitud comenzó a aplaudir. Decenas de personas portaban camisas blancas con leyendas como:

“Te amamos primo”, “Te extrañaremos Alejandro” y “Justicia”. La versión de los padres del niño ha sido que su hijo relató que cuatro compañeros lo aventaron sosteniÚndolo de sus manos y pies, en algo conocido como “columpio”.

“A mi hijo se le formó un coágulo en el cerebro, resultó con traumatismo craneoencefálico grave. Ni la maestra ni los directivos actuaron correctamente”, expuso su mamá.

Cuando la hermana del niño, Ema Rocío, fue por él a la escuela, la subdirectora le dijo que su hermano había sufrido un accidente y un prefecto los llevó a su casa. Nunca llamaron a un hospital ni a los padres para que fuera atendido.




Volver arriba