Se desploma un avión en Coahuila

Los ocho ocupantes de la aeronave perdieron la vida

Equipos de rescate recuperan los cuerpos de ocho personas que fallecieron hoy, domingo 20 de abril de 2014, tras estrellarse una avioneta contra un edificio y caer en unas bodegas en Coahuila, Coahuila.- (EFE/Miguel Sierra)

Equipos de rescate recuperan los cuerpos de ocho personas que fallecieron hoy, domingo 20 de abril de 2014, tras estrellarse una avioneta contra un edificio y caer en unas bodegas en Coahuila, Coahuila.- (EFE/Miguel Sierra)

MÉXICO, D.F.  (AP) _ Ocho personas murieron, entre ellas un niño, al desplomarse el avión privado en que viajaban cuando solo le quedaba un kilómetro para aterrizar en el aeropuerto de la capital del estado de Coahuila.

      El subdirector de Protección Civil del Estado, el comandante Francisco Contreras, explicó a The Associated Press que el accidente tuvo lugar a las 19:45 horas  del sábado y que murieron tanto el piloto y copiloto como todos los pasajeros: dos matrimonios, una mujer y el hijo de 10 años de una de las parejas.

      El avión era un jet de lujo tipo Hawker 800 que procedía de Cozumel, en el Caribe mexicano. “Chocó contra una nave industrial, una bodega de cartonería, se prendió y luego se desplomó ya en llamas”, añadió Contreras.

  “Los cuerpos quedaron completamente desmembrados, calcinados y esparcidos por un área de 400 metros y el jet  todo despedazado. Tardamos una hora en apagar el fuego”.

       Aunque todavía no se han podido establecer las causas del accidente, el comandante subraya que en ese momento había mucha neblina y eso pudo complicar la operación de acercamiento al aeropuerto de Saltillo., capital de Coahuila.

      Todos los cuerpos de emergencia y seguridad tanto del estado como federales, incluida la Marina, colaboraron en las labores de rescate y los peritos de la Secretaria de Comunicaciones y Transportes de México estuvieron trabajando toda la noche para la recuperación de los restos humanos y la caja negra del avión.

      No obstante, según Contreras no hay duda sobre la identidad de los fallecidos porque los nombres los facilitó el dueño del avión, Armando Guadiana,  un conocido empresario taurino de la zona, que había prestado su jet a unos amigos, entre los que estaba un conocido periodista de Coahuila y otro destacado empresario de esa región.

Etiquetas:,