Llegan cuerpos de dos poblanas

La cremación de las muertas en Nueva York, hoy

1_220314p6pueblasphoto01

PUEBLA (EFE).- Un centenar de personas de la comunidad de San Francisco Cuautlancingo recibieron ayer los cuerpos de las dos mexicanas fallecidas en la explosión de la semana pasada en Nueva York.

Durante casi diez horas, los familiares de las víctimas y vecinos del pueblo prendieron fogatas para expresar su pesar por la tragedia.

Las mexicanas Rosaura Barrios, de 43 años, y su hija Rosaura Hernández, de 22, se encontraban en uno de los edificios del barrio de Harlem en Nueva York que fue derruido por la explosión ocasionada por una fuga de gas el pasado 12 de marzo.

Rosaura Barrios emigró a Nueva York hace 25 años y su hija creció en la “Gran Manzana”, igual que su otro hijo, Óscar Hernández, de 15 años, quien se encuentra grave en un hospital de la ciudad por las heridas causadas por el estallido.

De acuerdo con versiones de familiares y amigos de las víctimas, Rosaura Barrios regresó a vivir a México meses atrás, pero una enfermedad que padece su hijo Óscar le obligó a regresar a Nueva York para conseguir una mejor atención médica.

Durante la madrugada de ayer los pobladores de San Francisco Cuautlancingo caminaron casi dos horas junto a los féretros con los cuerpos de las víctimas y escoltados por una decena de ambulancias y autos policiales.

Apegados a las tradiciones de este pueblo, los labriegos cargaron sobre sus hombros los féretros con los restos de las dos mujeres, desde la entrada del pueblo hasta la casa de los familiares donde se llevaron a cabo los servicios funerarios.

“Nosotros estamos aquí para recibir a nuestras mujeres porque hoy son ellas, mañana pueden ser nuestros hijos que viven allá, del otro lado”, afirmó Felipe Lino, vecino de la comunidad.

Para Ramiro Vázquez, “el precio de querer vivir mejor a veces se paga con la muerte”, pues la pobreza les obliga a abandonar sus cultivos y buscar nuevas oportunidades en Estados Unidos.

“Aquí la tierra está cada vez peor; cuando no perdemos cultivos porque el clima empeora cada año la gente lo paga mal y no tenemos ni para comer”, comentó. Sólo queda irnos al norte, aunque nos toque morir”, comentó.De acuerdo con datos de la oficina de Apoyo a Migrantes Poblanos, en los últimos tres años el gobierno estatal ha repatriado 700 cadáveres de migrantes que fallecieron en Estados Unidos por causas como accidentes, enfermedades, víctimas de algún delito o en su intento de cruzar de manera ilegal la frontera.Las autoridades de México lamentaron la muerte de las dos mujeres y brindaron el apoyo para la repatriación de sus cuerpos.

Cremación | Cuerpos

Hoy cremarán los cuerpos de las dos poblanas muertas en una explosión en Nueva York.

Mariachi

Los dolientes rezaron y también escucharon las canciones del mariachi, que no dejaba de interpretar música mexicana para las connacionales.

Café para el frío

Mientras el frío de la región se hacía sentir conforme pasaban las horas, familiares y amigos repartieron café caliente a todos los presentes, quienes colaboraron en especie para este servicio fúnebre según sus costumbres y tradiciones.

Ambas víctimas fueron veladas a lo largo del día de ayer y será hoy cuando sean cremadas, según dispusieron sus familiares, quienes las sepultarán en el cementerio de Tehuacán como última morada.




Volver arriba