Yucatán sería Las Vegas en pequeño

La fama de Estado seguro atrae al sector de casinos

El doctor Miguel Angel Ochoa Sánchez, entrevistado durante su visita, en un hotel de Mérida

En los últimos años Mérida ha sido un polo muy atractivo para el desarrollo de la industria de casinos y la fama de Estado seguro convertiría a Yucatán en una pequeña región tipo Las Vegas, manifestó ayer Miguel Angel Ochoa Sánchez, presidente de la Asociación de Permisionarios Operadores y Proveedores de la Industria del Entretenimiento y Juego de Apuesta en México.

Dijo que Mérida tenía ocho casinos abiertos, pero recientemente cerró el Play City.

Las siete casas de juego ofertan 3,000 máquinas electrónicas, generan 2,500 empleos directos y 7,000 indirectos. Ya generó una inversión en la ciudad de alrededor de 70 millones de dólares y tienen una asistencia de 45,000 personas al año.

Los casinos de Mérida son Winpot (Diamonds), Golden Island (Atracciones y Emociones Vallarta), Winpot (Compañía Operadora Megasport), La Cima (Compañía Operadora Megasport), Mega jackpots (El Palacio de los Números), Juega Juega y Casino Life (Promociones e Inversiones de Guerrero).

El doctor Ochoa Sánchez, quien estuvo en Mérida en plan vacacional, afirmó que varios inversionistas de la industria del casino tienen los ojos puestos en Yucatán “porque no ha llegado la mafia, no es grave la extorsión industrial y los empresarios de este giro consideran a Yucatán una arena segura y una tierra bendecida por Dios”.

“Los casinos de Mérida son seguros, lugares tranquilos y agradables”, enfatizó. “La capital es un polo de inversión, pero en el futuro puede que abran casinos en Valladolid y Progreso porque son destinos turísticos importantes”.

Recordó que los casinos funcionan en el país desde 1953 cuando abrió el Frontón de México, pero el “boom” fue en el sexenio del presidente Carlos Salinas de Gortari cuando promulgó el Reglamento de la Ley Federal de Juegos y Sorteos que facultaba a un solo funcionario otorgar los permisos lo que genera corrupción.

Actualmente la industria de los casinos tiene 90,000 máquinas electrónicas de juegos, genera 45,000 empleos directos y 135,000 indirectos.

Aporta $3,700 millones al gobierno vía impuestos y aprovechamientos.

Los 31 permisos autorizados por la Secretaría de Gobierno permitirán la apertura de 692 casinos, de los cuales 361 están en proceso de apertura. Además, otras 58 casas de juego trabajan en forma irregular porque ganaron amparos y procesos administrativos.- Joaquín Chan C.




Volver arriba