Ya se le había hecho tarde

Un camionero se pasa un alto y causa un choque

3_070214p8camionphoto01

Cuatro heridos y miles de pesos en daños materiales fue el saldo de un aparatoso accidente ocurrido ayer en la mañana en el Centro de Mérida, entre un taxi colectivo de la ruta Lindavista y un camión urbano de la ruta San Lucas, que se dirigía a su paradero a recoger pasaje.

El percance ocurrió a las 5:30 de la mañana en el cruce de la calle 65 con 68.

De acuerdo con los datos recabados en el lugar de los hechos, el autobús placas 800331-Y, manejado por Juan Humberto Chablé Aldana, transitaba de Sur a Norte sobre la calle 68 y al llegar al cruce con la 65 el chofer no respetó la luz roja del semáforo.

En el momento que cruzaba, sobre la calle 65 transitaba de Oriente a Poniente la Urvan habilitada como taxi placas 1616-YSB, manejado por Henry Alán Perera Marín.

El taxi se estrelló con el costado derecho del camión. Por la fuerza del impacto, Chablé Aldana perdió el control del volante.

El vehículo se subió a la acera y se estrelló de frente con el semáforo, el cual derribó; la carrera la terminó al impactarse con la fachada de un predio donde funciona una escuela particular.

En el interior del taxi resultaron heridos Manuel Jesús Aké Hau, de 66 años; José Luis Aguilar Leal, de 54; Lourdes Jacinta Uicab, de 56, y su hermana Teodora, de 78, todos pasajeros del taxi. Paramédicos de la Policía Municipal y la Cruz Roja llegaron a auxiliar a los lesionados.

Ninguno requirió hospitalización. La aseguradora les dio un pase médico para que acudieran al hospital.

La corporación policíaca cerró una cuadra para agilizar las labores. Poco después de las 7 de la mañana el tránsito se normalizó.

El camionero dijo que se le había hecho tarde para comenzar su ruta, por lo cual pensó que no transitaba ningún vehículo sobre la 65 y se aventó a cruzar.

Las aseguradoras llegaron a un arreglo y se informó que los daños ascienden a poco más de $150,000. Tan sólo el semáforo cuesta $70,000.

El crucero se quedaría sin semáforo hasta que la aseguradora pague los daños; por lo pronto, se instaló un señalamiento de alto de disco.- David Chan Caamal




Volver arriba