Voces del púlico: ¿A quién se le ocurrió?

¿A quién se le ocurrió?
La pregunta es: ¿a quién se le ocurrió la brillante idea de hacer un nuevo Congreso en el Periférico, con tantas necesidades, como por ejemplo subir el sueldo de los trabajadores en el Poder Legislativo o construir mejor junto al Tribunal Superior de Justicia un edificio nuevo para albergar a todos los juzgados civiles, en vez de seguir pagando renta en un edificio viejo y vetusto?
Si bien es cierto que como dicen están cambiando la figura jurídica en todos los asuntos civiles, penales, etc., no veo por qué no deban construir unos juzgados más adecuados, si tomamos en cuenta que día a día aumentan los problemas judiciales de la población, que en sí es el dolor de cabeza de todo el personal que no se da abasto, ni mucho menos puede salir adelante de forma más expedita con todos los inicios que a diario se presentan, cuando hay unos cuantos miles de expedientes que no cesan de litigarse, apenas con el escaso personal mal pagado que tiene el gobierno. Entonces, ¿para qué presumir de autosuficiencia económica si hay una cartera hiperatrasada que no ha se ha pagado eficientemente, hablando desde el sexenio pasado? Aún existen algunos pendientes del museo maya que no se terminan de pagar y ahora se meten a otra obra, que no es urgente hacerla ni necesaria para esos levanta manos, que por nosotros están allí, sólo aprueban leyes y más leyes para aumentar los impuestos a la suma de los que ya de por sí están cargados al bolsillo de todos los yucatecos.
Cada sexenio inventan qué hacer para justificar préstamos y más préstamos que, en fin, quién sabe cuanto va a parar en manos de qué funcionarios. ¿Honestos? Sólo Dios lo sabe y su conciencia, porque en todas las secretarías hay sus tranzas, de eso que no les quede duda; “haz mejoras y mejoras”, como dice el dicho. —Licenciado Jorge Borges Loría; [email protected]; Mérida, Yucatán




Volver arriba