Voces del público: ¿Vacaciones ampliadas?

¿Vacaciones ampliadas?
¿Cuántos de los alumnos de escuelas públicas se van de vacaciones?, ¿cuántos alumnos de Mérida conoces que no tienen ni para su camión para ir a la escuela?, ¿cuántos alumnos conoces que en el descanso se quedan dentro del aula por no tener para una torta y menos para su refresco?, ¿cuántos alumnos de las zonas rurales conoces que en el descanso su humilde madre, parada en la reja de la escuela, bebe con ellos su pozole?, ¿estos se irán de vacaciones?, ¿tendrán su casa de veraneo en la costa?, ¿en qué se beneficia realmente a la gran masa popular?, ¿tendrán más tiempo los niños de vender en la costa panuchos, empanadas, ciruelas, pepitas y cacahuates, etc.?, ¿y qué harán los papis que tienen a la escuela como guardería y su enojo se incrementa más en las vacaciones?, ¿quiénes se benefician realmente con esta propuesta? ¡Desde luego! los comerciantes y sus familias.
Quizá esté equivocado y las cámaras de comercio piensan que su propuesta es de beneficio popular, pero es una acción que no debe ser unilateral ¿cuándo consultaron al pueblo en sí? ¿cuándo se consultó a la base magisterial, verdadera artífice de los devaneos y coqueteos de sus autoridades?
Por otra parte hablemos de “la simulación de simulaciones”. No existe organización congruente, por parte de la SEP, en tiempo y forma entre la labor pedagógica del docente y las actividades administrativas. Se exigen las calificaciones finales hasta 20 días antes de finalizar el curso. Desde luego, la disciplina escolar se relaja: el alumno ya sabe su promedio y si de por sí no van a clase… menos lo hacen sabiendo sus calificaciones.
Salen de su casa, pero no llegan a la escuela, aumentando el riesgo de sufrir accidentes, y amén de situaciones.
La familia confiada de que su hijo está en clases, difícil entenderá el deslinde de responsabilidades. Esto es el resultado de elaborar calendarizaciones, firmar acuerdos, dar órdenes detrás de escritorios.
No tiene validez los argumentos de la ética y el profesionalismo, con qué se le endilga al maestro, la responsabilidad de una mala organización por parte de la SEP, ésta simula que trabaja, la SEE simula que todas sus escuelas trabajan; los directores simulan que trabajan sus maestros y éstos, simulan que trabajan con los pocos alumnos que llegan a la escuela. Y todos contentos. Esto es lo que todo maestro sabe y nadie quiere decir.— José Dolores Ruiz Ávila, [email protected],Mérida, Yucatán




Volver arriba