Voces del público

Trabajadores abandonados

Continúa la cerrazón del gobernador Rolando Zapata en el asunto de los trabajadores yucatecos de la Sidra Pino; estos trabajadores siguen abandonados por sus gobernantes. ya varios y distinguidos ciudadanos yucatecos, demostrando un real y sincero interés en que a estos trabajadores se les haga justicia y le preguntan al gobernador ¿por qué no ha intervenido en el caso de Sidra Pino? Mis respetos y admiración a Silvia Kater, Oscar Sauri, Miguel Ventura, Sebastián Liera, Jorge Vargas, Juan Rath, Alejo Medina, Oscar López, Mario Galván, quienes con su intervención a favor de estos desprotegidos trabajadores, sumidos en la pobreza, estoy seguro de que lograrán que la autoridad intervenga y se les pague lo que por ley les corresponde; no podemos los ciudadanos de Mérida cerrar los ojos y abandonar a estos trabajadores y sus familias, lo que está haciendo con ellos este empresario yucateco Erosa Lizarraga es cruel, inhumano, una canallada, un atentado contra la vida del trabajador. Los ciudadanos sobre este humillante asunto no hemos escuchado las opiniones de los líderes obreros Mario Tránsito Chan y Pedro Oxté Conrado, ¿por qué? ¿Acaso le temen a los empresarios pudientes, a los que compran autoridades, a los exconvictos? Recuerden que gracias a los trabajadores yucatecos están ustedes donde están, ármense de valor y apoyen con todo a estos compatriotas que necesitan de todos nosotros para que les hagan justicia y puedan disfrutar de una vida feliz y tranquila a lado de sus seres queridos. -Mario Góngora Flota; [email protected]; Mérida, Yucatán

Y ahora resulta…

Disculpen señores senadores pero me pregunto: ¿En la Cámara de Senadores ya no tienen temas importantes que tratar que la muerte del señor García Márquez? Déjenlo descansar en paz que eso es lo que desea su familia. Pongan sus energías en temas más importantes para el país; y digo eso porque las veces que he puesto el canal del Congreso sólo de eso hablan, resulta que todos están muy apegados a la lectura. México necesita resolver otras cosas. Y perdonen los escritores y los lectores pero con un día basta. -Jeremías Martínez González; [email protected]; Mérida, Yucatán




Volver arriba