Voces del público

¿Qué es la Cuaresma?

Parece una pregunta fácil, se podría responder, por ejemplo: Es un tiempo para comer pescado, o es la época que va antes de las vacaciones de Semana Santa o también que es una costumbre de los católicos antes de la Pascua. Sin embargo, en mi opinión, para los católicos realmente es un tiempo de preparación para la venida del Reino, es un tiempo para arrepentirse de nuestras malas acciones, representadas metafóricamente por el Carnaval. (Mt 3. 1-3, 7-11). Es un tiempo de ayuno y abstinencia, de resistir las tentaciones y cobrar fuerza para evangelizar mediante el ejemplo (Mt 4. 2-10), mas no debe hacerse públicamente como para demostrar que somos muy buenos, sino dejar que nos conozcan por el resultado de nuestras acciones (Mt 5. 13-16); tampoco se debe exagerar el ayuno (Mt 9. 14-16; 12.1-8). En síntesis, la Cuaresma es la época del año que sigue al Carnaval y es un tiempo de preparación para recibir la llegada del Señor. Se debe resistir, entonces, a las tentaciones y una forma de demostrarlo es renunciando a algunas comodidades. Pero aquellos que siempre llevan una vida dura o difícil, los pobres o los enfermos, pueden comer lo quieran cuando tengan la oportunidad de hacerlo.

-Agustín Medina Burgos

[email protected]

Mérida, Yucatán

“Devaneo del PRI”

El ex presidente Ernesto Zedillo Ponce de León consideró necesario conservar una sana distancia entre la Presidencia de la República y el PRI, al cual pertenecía. Esto tenía como fundamento que, el Presidente de México lo era de todos los mexicanos, sin distinción alguna de partido, religión, raza, etcétera. Es decir, que era una postura equilibrada. Sin embargo, el actual Presidente de México, Enrique Peña Nieto, cambió esa ruta. Al poder presidencial lo hizo como cabeza del PRI, ahora gobierno con el alegre consentimiento, con ovación y vitoreo de los priistas en el 85 aniversario de su fundación. Rompió el equilibrio puesto por Zedillo porque ahora el Presidente de México vuelve a ser: Sota, Caballo y Rey. Los mexicanos añoramos una verdadera democracia y sus valores. Pero también sentimos una acendrada repulsión por la simulación, la compra de votos, el autoritarismo y el centralismo. Hay que volver a recordar nuestra historia.

-Guido Augusto Pérez Peniche

[email protected]

Mérida, Yucatán




Volver arriba