Voces del público

Cuando el cabildo actual quiso cambiar las lámparas chinas, porque fue una promesa de campaña, se apoyó en un grupo de empresarios que se autodenominaron como representantes del pueblo y con ese respaldo se consumó el cambio, pero el pleito jurídico no termina.

Después dijo, el Ayuntamiento, que un grupo de vecinos o dueños del Paseo de Montejo le solicitó que cambiara el carnaval y, aún en contra de la voluntad del pueblo, lo cambió a Xtmatkuil, a un costo ya de 16 millones de pesos y con la incertidumbre de no saber si va a funcionar realmente, segunda promesa cumplida y ahora, tres personas que dicen que no es por política y tampoco por venganza, solicitan el relleno del paso a desnivel que tan útil nos es a muchos ciudadanos que a diario lo empleamos y todo apunta que es otro montaje de dizque democracia para consumar otro atentado en contra de la ciudadanía y de la ciudad.

La ciudad de Mérida es de todos, no sólo de los gobernantes en turno y de sus amigos, ni hay dos o tres ciudades, aunque en la práctica así lo parezca, pues por eso enviaron el carnaval al sur y ahora quieren volver al pasado, quieren una ciudad como hace 50 años, cuando no había el número de autos que hoy, estoy seguro que lo van a lograr, porque ya es bola cantada, ¿Cuánto apuestan?

Agustín Medina Burgos

[email protected]

Mérida, Yucatán



Volver arriba