"Opio del pueblo"

“Opio del pueblo”

“Opio del pueblo”

Cuando las emociones se desbordan, cuando las pasiones afloran y se convierten en algo que nos obnubila la razón y que obstaculiza la inteligencia, hay que detenerse y pensar.

En esta tesitura, pienso que si el héroe de un equipo es el portero ¡cuidado! Eso significa que la defensa de ese equipo (los jugadores que están para defender) es una verdadera porquería.

Mis queridos compatriotas: hay que vivir la realidad, pues es horrible percatarse de que la inflación, la carestía, el mal gobierno, la deplorable educación, etcétera, le importan un comino a nuestro pueblo.

Pareciese que el desarrollo de nuestro país depende de las piernas de un equipo y, peor aún, de la suerte de su portero. Lo he dicho antes y lo reitero hoy: el fútbol es el opio del pueblo.

Es verdaderamente triste cuando escuchamos a un “cronista” futbolero decir, sin tapujos, que cuando juega el Tri es válido no ir al trabajo o faltar a la escuela.

Dios mío, ¿qué destino espera a nuestros hijos y a nuestros nietos (y al país entero)? -Mario A. Romero Bolio ; [email protected], Mérida, Yucatán




Volver arriba