Voces del público

Voces del público

“Sabiduría urbana”

“Ya vi mínimo unas siete fotos del ‘carnaval alternativo ciudadano’… y lo único que neta neta NETA me llamó la atención es la predominancia de señores gordos con lentes y gorra, ¡Y CAMISA ROJA!… Me recordó cuando entraron los golpeadores a reventar la protesta en contra del Paso Deprimido…”. Me encantó esta descripción (en Facebook); además, el autor mencionó en otro post esto como el “Carnaval de la OLA ROJA”. Sabiduría urbana, ¿no? -Mauricio Mier y Terán; [email protected]; Mérida, Yucatán

Atole con el dedo

Me dirijo a las autoridades pertinentes y a los empresarios de autobuses urbanos de Mérida, así como a la población en general: Vuelve la cantaleta de toda la vida de los propietarios de autobuses: no nos alcanza, es muy poco lo que cobramos, estamos amenazados de embargo, no podemos modernizar las unidades, etc., etc. La cuestión es que siempre se quejan pensando sólo en sus intereses, nunca en los del pueblo que es el más fregado en este problema. Les pregunto a ellos y al gobierno: ¿En qué momento piensan en los usuarios de los autobuses? Y no me vengan con el cuento de que siempre lo hacen porque, de una u otra forma, todo se vuelve promesa y el servicio ya ni siquiera podemos decir que es tercermundista, está fuera de serie de lo espantoso, indigno de una ciudad como Mérida; claro que hay que reconocer alguna excepción, como los que circulan por Montejo; si no me equivoco son los Rápidos de Mérida. Alguien se atrevió a decirme que ya habían mejorado porque les instalaron “clima artificial”; por favor, esos aparatos, que quién sabe en que basurero recogieron, dan más pena que aire. Como siempre, queriéndonos dar atole con el dedo. Su idea es llevar la mayor cantidad de agua a su molino. Lo que más me extraña es el silencio cómplice de los líderes estudiantiles. Lo más seguro es que ellos tengan su buen auto y reciban aguinaldo todo el año para guardar silencio, porque no se les oye protestar con firmeza por toda la sociedad estudiantil. ¿Hasta cuándo? ¡Despierta, pueblo, hay ladrones en tu casa! -Miguel Moguel; Mérida, Yucatán




Volver arriba