Voces del público

Acongojado

El 17 de febrero del año en curso a las 9:29 p.m. recibí un mensaje de UNONOTICIAS que a la letra dice: “Obama acongojado por hacerse viejo y achacoso”. Por lo tanto, quiero mandar una inyección de fe, vida y esperanza a todo lector que pueda sentirse así. De fe, porque la fe mueve montañas. De vida y esperanza porque, mientras haya vida, nacerá la esperanza. Siempre hay que tener presente que con el paso de los años la piel se arruga, el pelo se vuelve blanco o se cae, el abdomen se puede ensanchar voluminosamente… Los días se convierten en años. Pero lo importante, no cambia: tu fuerza y tu convicción no tienen edad. Mientras estés vivo, siéntete vivo. Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo. Aunque todos esperan que abandones, no dejes que se oxide el hierro que hay en ti. Haz que en vez de lástima te tengan respeto. Cuando por los años no puedas correr, trota. Cuando no puedas trotar, camina. Cuando no puedas caminar, usa el bastón. Pero ¡nunca te detengas! Hoy nuestra vida es más ajetreada. Ojalá encuentres en estos días algunos minutos de paz y sosiego. Que así sea. -Guido Augusto Pérez Peniche; [email protected]; Mérida, Yucatán

No hay camiones

El presente es para informar a las autoridades de Transporte que todos los días de 8 a 9 de la mañana no hay camiones de las rutas 1, 2 y 3 de Francisco de Montejo, del barrio al centro; la gente espera hasta 30 minutos en el paradero sin que pase ningún camión; que tomen cartas en el asunto ya que tardan y además llevan a la gente peor que ganado, ¿y así quieren subirle más al pasaje?, requerimos un servicio de calidad y si no pueden, que pongan minibuses o más combis. Esperamos una pronta solución a este problema de los ciudadanos que tenemos que aguantar esta situación. -Jorge Alberto Peniche Echeverría; [email protected]; Mérida, Yucatán

De políticos corruptos

Últimamente se han publicado en el Diario, notas, Cartas, Voces y editoriales en los que se hace alusión a los malos políticos, reiteradamente acusándolos de falsos, corruptos, etcétera; no es que el poder corrompa, el poder sólo puede corromper a los que tienen la inclinación; puede más la soberbia que deriva de la adulación que reciben y llegan a creer, pensando que nos hacen el favor de regirnos y no toman en cuenta que nosotros los elegimos. Los que llegan mediante el fraude con razón son los peores, pues además saben que no fueron electos; además están aquéllos que presumen de estrechez y resultan en la práctica los más laxos respecto a su actuación. Van saliendo nuevas camadas de políticos y nada nuevo, no llega el cambio, como siempre todos ocupan el lugar que les corresponde, como el agua alcanza su nivel; así que como dice el dicho muy mexicano: Para qué los arreo si solitos bajan al abrevadero. Es decir, es cosa de tiempo para que conozcamos sus verdaderas intenciones; lástima. -Agustín Medina Burgos; [email protected]; Mérida, Yucatán




Volver arriba