Voces del público

Voces del público

Policía enamorador

Cuando transitaba anteayer (miércoles) a las 5.15 p.m. en la calle 42 por 107 de la colonia Canto (en el Sur de la ciudad), luego de hacer unas diligencias legales por el rumbo, me percaté de que en la calle 107 cruzamiento precisamente con la 42, se encontraba una camioneta negra de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estacionada en dicha calle y el policía que la tripulaba se encontraba platicando animadamente con una mujer; me detuve para ver si se trataba de algún conflicto vecinal pero no, el policía nada más estaba de enamorador por el rumbo, descuidando sus funciones, como es vigilar la ciudad para la seguridad pública y paz ciudadana. Distraer sus funciones por estar de enamorado, sobre todo en un sitio conflictivo como la colonia Canto o las colonias cercanas, es una grave irresponsabilidad. De nuevo los policías demuestran que no quieren servir a la ciudadanía. Espero que el comandante Luis Felipe Saidén Ojeda, titular de la citada corporación, emita algún comunicado para dar a conocer el remedio que le puso a esta irregularidad. -Licenciado Daniel Armando Herrera Cáceres; [email protected]; Mérida, Yucatán

Transporte viejo

El transporte urbano de Mérida está más viejo que el caldo de Matusalén; en primer lugar, el problema son los autobuses, los taxis, las personas que gustan gatear en las vías vehiculares, los motociclistas, ciclistas, peatones, todo se confabula a las horas pico para crear un caos vehicular mayúsculo, esto sin contar con los accidentes que ocurren a diario en toda la ciudad; y la pérdida de tiempo que tardan en llegar los peritos y las aseguradoras. Pero lo más grave es la insensibilidad de los guiadores que les importa un comino la gente y lo que pasa a su alrededor; la falta de cortesía al manejar y el problema de la aplicación de la justicia que es lenta como una tortuga, excepto en casos en que existen detenidos.. allí sí actúan rápido los ajustadores, porque si se pelan los guiadores, se hacen ojo de hormiga a la hora de pagar daños a los deudores, nada más no pagan porque no es urgente, lamentable en verdad. -Lic. Jorge Borges Loría; [email protected]; Mérida, Yucatán




Volver arriba