Voces del público

“Pues le exigimos más...”

Lic. Rolando Zapata Bello, gobernador constitucional del Estado de Yucatán. En respuesta al llamado “Que me exijan más” que usted hizo en su primer informe de gobierno, los afectados por la empresa “Crecicuentas”, que somos ciudadanos de Mérida, Oxkutzcab, Tekax, Ticul y otras poblaciones del interior del Estado, exigimos justicia. Hace ya casi un año que pusimos nuestras denuncias por la vía penal ante la Fiscalía General del Estado y nuestro proceso va muy lento y a favor de los dueños de “Crecicuentas”, integrantes de la familia Argáez López y sus colaboradores más cercanos, Carlos Javier Cámara Martínez, José A. Gutiérrez Ordaz, Rubí López Conrado, Dulce María Castillo, y demás que resulten responsables. Después de un largo peregrinar y de cumplir todos los requisitos que la Fiscalía exige hemos llegado a los careos; resulta que nos tratan como si nosotros fuéramos los delincuentes, por entregar nuestro dinero a personas que no conocíamos, “Crecicuentas”, de sobra sabemos que son los empleados los que hacen ese trabajo. Señor gobernador, los afectados por este megafraude maquinado por esa empresa son, en su mayoría, personas de la tercera edad y son los ahorros de toda su vida. Si confiamos en ellos fue porque la empresa trabajaba a plena luz del día y con el consentimiento de las autoridades, y no creemos que su gobierno tolere o proteja a estos delincuentes que le roban impunemente su dinero a los yucatecos; ya le solicitamos audiencia, pero hasta el día de hoy no se nos ha otorgado (folio/DG/OP7016). Por eso le pedimos que investigue el porqué de la lentitud de la Fiscalía y la parcialidad a favor de los defraudadores. ¿Habrá algo o alguien detrás de todo esto? Ojalá pronto se sepa qué está pasando. Exigimos justicia en el caso de “Crecicuentas”. -Blanca Isela Ruz Morales; Mérida, Yucatán

De “escritores”

Asiduo lector que soy del Diario de Yucatán, he compartido con dos de quienes escriben en él y no he podido dejar de decir lo que creo debo hacer. Esos dos personajes de la picaresca política vernácula, confiando en la falta de memoria ciudadana, se dedican ahora a dar lecciones de buen gobierno y mejor conducta, olvidando su propia actuación. En el primer caso, una gobernante que sin dar explicación convincente se retiró de su función, bien o mal desempeñada, dejando un oficio del cual guardo copia en el que, repito, no deja nada claro, y conste que quien esto escribe estuvo minutos antes con ella; al salir de su oficina entró la delegada de su partido político y ahí sucedió lo que todos sabemos. Y no quiero hablar de la liquidación henequenera. El otro caso, una periodista que en una ocasión me propuso hacer el uno-dos: “Tú golpeas y yo defiendo, después lo contrario”, todo esto para presionar económicamente. El castigo lo recibió públicamente de un gobernador que le propinó dos sonoras bofetadas por sus mentiras. No importa, ojalá que sigan escribiendo; total, hay un dicho popular que los retrata: “Cúmplase la ley en los bueyes de mi compadre”. -Juan Vallejos Vega; Mérida, Yucatán




Volver arriba