Voces del público

Abrirse al diálogo

Las demandas de divorcio de este año han aumentado en más del 30% respecto al año pasado; terapias matrimoniales vienen y van, sin resultados aparentes. Quizás nos estamos dejando arrastrar por el cine, la TV, donde en las telenovelas y series por el más mínimo desentendido se divorcian, principalmente por lo económico; no estoy en desacuerdo con las grandes campañas de la no violencia en la mujer, pero hacen a las mujeres supersensibles. En un escenario hogareño imaginario pasa esto en un matrimonio de un año: “Mi amor, me gritaste ‘fodonga’, eso te costará el divorcio”, diciéndolo como lo más natural. Dialoguemos. -Jorge Herrera; [email protected]; Mérida, Yucatán

Daño ecológico

Hace apenas un año que Candelario Garza, fundador del grupo ecologista “Protectores de la Flora y Fauna”, construyó lo que se convertirá en el primer parque ecológico de Maxcanú, en Santo Domingo. Diez meses después, contrariamente, el comisario municipal, José Martín Puch, “El Chees”, aprovechando su puesto quiso evitar que el grupo ecologista siguiera su labor. Bajo la aprobación de más de 140 personas, con base en firmas, el pueblo avaló los trabajos de “Protectores de la Flora y Fauna”; pero últimamente ocurrieron hechos lamentables con la aprobación del comisario municipal: el 25 de diciembre se arrancaron ocho árboles que fueron sembrados un día antes por los ecologistas; además, y lo peor del caso, también había basura tirada ahí, que días antes se tiró a propósito, incluso un animal muerto. Cuando se informó de esto al comisario municipal, éste se negó a investigar el caso. Esperemos que las autoridades correspondientes tomen cartas en el asunto. -Candelario Garza, fundador de “Protectores de la Flora y Fauna”; Maxcanú, Yucatán

Exceso de licor

A propósito de la Navidad, en esta ciudad, como en todo el Estado, esta fecha de importancia familiar y eclesiástica es de relevancia social; sin embargo, no en todos los hogares es así, ya que en muchas partes estas fechas convierten en cantina algunos hogares yucatecos; tal parece que hubiera competencia a ver quién bebe más. Se convierte en un escenario para dar paso al odio, al resentimiento, la envidias, los celos, las ofensas, los gritos, etcétera. El verdadero motivo se olvida y se cae en actos que dan pena por el exceso de alcohol; todo estaría bien sin la presencia del licor, que es la causa de muchos males en la sociedad, como se ha demostrado con los hechos delictuosos que se presentan en hogares disueltos por el consumo desmedido, dejando dolor a los hijos que se han quedado sin sus padres, por culpa del licor y la falta de diálogo, sin pensar en el futuro de los hijos que quedan desamparados y traumados. -Lic. Jorge Borges Loría; [email protected]; Mérida, Yucatán




Volver arriba