Voces del público

“Robo descarado”

En diciembre de 2012 recibí mi recibo de consumo de electricidad por el doble de lo que ordinariamente pagaba. Acudí a hacer las aclaraciones pertinentes y en la Comisión Federal de Electricidad reconocieron que había sido un “error de dedo” e hicieron las correcciones, con lo que la cantidad disminuyó al 50% y entonces lo pagué los $771 que realmente me correspondían.

A un año de esto, recién llega el recibo de este bimestre con la sorpresa de que la CFE me quiere cobrar un 226% más de lo que de ordinario pago y consumo. De $1,000 pasó el cargo del bimestre a $2,263. Ante esto, acudí a las oficinas de la CFE en La Gran Plaza para hacer las aclaraciones correspondientes y, como el año pasado, pedir el ajuste para hacer el pago correspondiente.

La atención que recibí fue grosera y pésima; entre las cosas que me “explicaron” estuvo que “es la tarifa y punto, tiene que pagar”; al manifestar mi desacuerdo y preguntar qué tenía que hacer para solucionar el problema me respondieron: “Haga lo que usted quiera”.

Llamé al 071 para reportar esto, y, afortunadamente, me atendió una señorita muy amable que me dio la misma explicación que recibí en La Gran Plaza, de que es la tarifa y hay que pagar, pero al insistirle sobre qué debía hacer para solucionar esto que es injusto me dijo dos cosas que me llamaron la atención: una, que eso les tienen instruido que digan a todos los usuarios de la CFE. Y otra, que no es un problema exclusivo de una región sino de todo el país.

Hace seis años tuve el mismo problema, pero también se pudo solucionar. Este asunto del robo en los recibos de la CFE sucede ahora que tenemos un gobierno priista, con una cerrazón total a atender con honestidad al ciudadano que sabe lo que consume y cómo cuida su dinero.

A un vecino cuya vivienda es pobre y que de manera bimestral paga sólo $150, esta vez le llegó su recibo con el cargo de $319. ¿Quién puede solucionar este problema? Estamos a merced de un robo descarado. Mi servicio es el número 771021200685 y vence el 9 de diciembre de 2013. -Julio González Molina; Mérida, Yucatán




Volver arriba