Voces del público

“¿Y para qué se creó?”

Desde hace casi un año se abrió el Centro de Convivencia Familiar coordinado por la Prodemefa en Mérida, Yucatán, lo cual me parece un excelente proyecto para los padres que tienen problemas para convivir con sus hijos después de una separación o divorcio.

Es muy triste que muchos padres, como es mi caso, tengamos que conformarnos con algunas horas que nos da el juez para ver a nuestros hijos pero mucho más triste cuando no se logra la convivencia porque el personal que tienen a su cargo no interviene, a pesar de que cuentan con psicólogos, trabajador social y abogados que están para intervenir y llegar a un acercamiento con el padre no custodio.

Tengo dos hijos y después de casi un año de estar acudiendo al Centro de Convivencia no ha habido ningún avance ya que el personal sólo se limita a decir que si los niños no quieren convivir con su padre no se les puede obligar porque así lo dice el reglamento y sólo me queda esperar la media hora que piden como reglamentaria para cumplir la supuesta visita.

Además, el mismo Centro de Convivencia ya manifestó que mis hijos tienen una posible “Alienación parental”, lo cual es sumamente grave, y con esto sabemos el daño psicológico que presentan por tantas mentiras y manipulaciones de parte de su madre.

Yo me pregunto: ¿y para qué se creó el Centro de Convivencia si los mismos reglamentos se contradicen? ¿Como permite la Prodemefa que las madres o padres que tienen la custodia los dañen a tal grado de odiar a su padre o madre sin razón alguna?

Entiendo que esto es nuevo en Yucatán, pero si no interviene el personal, como profesionales que son, entonces de nada sirve que lo hayan abierto y nos tendremos que conformar sólo con verlos por unos minutos y recibir desprecios, rechazos y humillaciones de nuestros propios hijos sin que nadie intervenga. -Ricardo Escamilla; [email protected]; Mérida, Yucatán

“Se va a poner bueno”

Qué pena que a Ibone no le dieron ningún hueso, ella y su camarilla de truhanes se quedaron esperando a que Peña Nieto los llamara; a mí me hubiera gustado que le dieran una secretaría, para que en dos meses le haya gastado el presupuesto de un año, y se den cuenta qué clase de bicho es! ¡Lástima, Margarito! Por otro lado, a Elba Esther Gordillo le pusieron un peso completo para lidiar: el superdinosaurio Emilio Chuayfet en la SEP; se va a poner bueno. -Fredy Omar Espadas Zaldivar; [email protected]; Mérida,Yucatán




Volver arriba