Problema con difícil solución

Variados factores en el caso de los terrenos baldíos

Terrenos baldíos y casas abandonadas, un problema difícil de resolver para las autoridades. En la imagen una casona en la calle 65 con 44

Gobierno

Distintos factores impiden que se acabe con el problema de los terrenos baldíos en Mérida, de tal modo que parece que la población deberá resignarse a seguir padeciéndolo, aunque cada vez en menor medida porque hay un combate permanente a esta situación, según datos del Ayuntamiento.

Una de las dificultades para ponerle fin al añejo problema es que no hay un censo exacto de esos predios, su número varía por modificaciones en ellos, y los hay intestados o sus dueños viven fuera del Estado.

Otro obstáculo es que no todos son inmuebles particulares. Abundan los que son propiedad pública, pertenecen a los gobiernos municipal, estatal y federal, o bien a la Universidad Autónoma de Yucatán y otras instancias más de ese tipo.

Y en todos los casos hay incumplidos. Tanto en el sector público como en el privado hay quienes no acatan la ley que obliga a los propietarios de esos terrenos a mantenerlos limpios y con cerca y escarpa para el paso de la gente.

Y cuando la autoridad cita a los responsables o les aplica sanciones no siempre se acata al 100%.- Hansel Vargas

Baldíos | Problema difícil

El combate a los terrenos baldíos es permanente, pero el problema es difícil.

Descuido

Generalmente los propietarios se limitan sólo a limpiar sus predios desocupados.

Pocas cercas

Son pocos los dueños de terrenos baldíos que les construyen cercos o bardas, y mucho menor es la cantidad de los que les construyen aceras.




Volver arriba