Desarrollos “dañinos”

Cada vez pierden más calidad las casas, advierten

Inauguración del I Congreso Internacional "La vivienda y su espacio interior" que se realizó ayer en la Facultad de Arquitectura de la Uady

Vivienda

Después del modelo habitacional exitoso de la colonia Alemán, los nuevos desarrollos en Mérida perdieron calidad, empeoraron cada año, dañan el medio ambiente y están incompletos, de modo que no satisfacen las necesidades de las familias, opinó ayer la doctora en Arquitectura María Elena Torres Pérez en el marco del I Congreso Internacional “La vivienda y su espacio interior”.

La profesora investigadora de la Facultad de Arquitectura de la Uady participó ayer en la Mesa Panel “Concepción o transformación del espacio interior doméstico”, junto con las especialistas María Elena Hernández Álvarez, de la UNAM; Dulce María García Lizarraga, de la UAM, y Marta Silveira Peixoto, de Brasil.

La académica yucateca afirmó que la reducción de espacios en las casas y la densificación produce un efecto negativo en el medio ambiente, daña a la familia porque reduce su convivencia y actividades dinámicas y genera gastos extraordinarios por la ampliación. Incluso, la ocupación de todo el terreno con construcción impide la absorción del agua pluvial, causa mayor calentamiento del lugar por el rebote de la luz solar y los encharcamientos dañan la carpeta asfáltica.

“Los programas de vivienda están incompletos. Les falta entender a los constructores cómo funcionan las familias”, dijo.- Joaquín Chan

Página 8

Evolución

Las minicasas

La reducción de la dimensión de los lotes en fraccionamientos impide colgar cómodamente las hamacas en los cuartos, en la cocina no caben todos los equipos elecrodomésticos básicos y en los patios no hay espacio para que jueguen los niños o para sembrar árboles, explicó la arquitecta.

Ciudades incompletas

Ciudad Caucel y Las Américas tienen una población similar a Izamal, pero carecen de todo el equipamiento de esa ciudad.




Volver arriba