Ciudades con armonía rota

Alerta del titular de la Sedatu en visita a Mérida

El titular de la Sedatu, Jorge Carlos Ramírez Marín, y el ingeniero Alfonso Alberto González Fernández, presidente del XXXII Consejo Directivo de la Federación del Colegio de Ingenieros Civiles, A.C., muestran el convenio recientemente firmado

Con la construcción de casas cada vez más alejadas de las escuelas y empleos y el hecho de que las personas tengan que pasar más tiempo cubriendo largos trayectos se han roto armonías sociales que afectan la vida diaria, afirmó anoche en esta ciudad Jorge Carlos Ramírez Marín, secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

En el marco de la firma de un convenio de colaboración con la Federación de Colegios de Ingenieros Civiles, el funcionario federal expresó que en las últimas décadas el crecimiento de las ciudades ha sido extensivo, no así el desarrollo y la justicia social.

Alfonso González Fernández, presidente de la Federación de Colegios de Ingenieros Civiles, informó que con la firma del convenio se trata de garantizar que los ingenieros que construyan obras de la Sedatu acrediten el cumplimiento de todas las normas y la seguridad que se requiere para esos trabajos.

El convenio se firmó en el teatro “José Peón Contreras” como parte del VI Congreso Nacional de la Asociación Mexicana de Directores Responsables de Obras y Correspondientes.

Ramírez Marín afirmó que gracias al convenio podrán compartir información a fin de que la planeación de las ciudades se haga con responsabilidad y se recupere la armonía.- DAVID DOMíNGUEZ

De un vistazo

Orden

“El orden territorial no puede prescindir del diálogo con la ingeniería civil. Necesitamos escucharles. El orden es para el desarrollo y significa construcción”, dijo Jorge Carlos Ramírez, titular de la Sedatu.

Rediseñar las ciudades

El secretario convocó a los ingenieros a usar las herramientas de la ingeniería para rediseñar las ciudades. Se busca que sean aptas para recibir a los millones de migrantes que vendrán en las siguientes décadas.




Volver arriba