Ante un gran reto

Ante un gran reto

Rehabitar espacios sobrecargaría los servicios públicos

Los estudiantes Jesús Torres Cocom, Waldir Hernández e Hiram Bolio durante su exposición en la jornada "La vivienda y su espacio interior"

La propuesta de rehabitar los 50,000 espacios abandonados del Centro Histórico de Mérida tendría el riesgo de sobrecargar los servicios públicos y podría abrir un mercado para los extranjeros, no para los yucatecos, señaló ayer la doctora en Arquitectura Gladys Arana López, investigadora de la Uady y organizadora del I Congreso Internacional “La vivienda y su espacio interior” que se realiza en la ciudad.

El presidente del Plan Estratégico de Yucatán, José Enrique Canto Vivas, señaló que uno de los retos de Mérida para este siglo XXI, como publicamos el día 9 pasado, es la compactación humana del Centro Histórico con la repoblación de los 50,000 espacios abandonados.

“Es arriesgado hacerlo. Esa tendencia que se propone de rehabitar el Centro Histórico se ha hecho en la ciudad de México, Colombia y Nueva York, y en algunos casos funcionan bien y en otros no”, subrayó. “Hay que pensar no sólo en la vivienda, sino en todo lo que implica. Si puede soportar la carga de servicios de agua potable, recoja de basura, suministro de electricidad o la problemática de más tráfico”.

“Se necesita hacer un proyecto integral”, continuó. “Por ejemplo, en México las principales manzanas que se rehabitaron fueron con gente de poder adquisitivo muy alto y usan las viviendas como dormitorios porque trabajan fuera del centro.

“No sólo es habitar por habitar en el centro sin pernsar en las consecuencias. Hay que analizarlo muy profundamente para decir funcionaría o no”, prosiguió. “Además, hay que conocer si existe el interés de los yucatecos de vivir en el centro o están pensando en los extranjeros, que sí es verdad, rescatan el patrimonio, pero tienen un estilo de vida muy diferente al yucateco”.

La doctora Arana dijo que ella en lo personal prefiere vivir en una casa sencilla en Reparto Dolores Patrón porque ese sector tiene una calidad ambiental maravillosa.

Sobre la propuesta de tirar casas viejas para habilitarlas como estacionamiento, dijo que también habrían riesgos porque los dueños las deteriorarían intencionalmente para usufructuar con ellas y sacrificarían la cultura arquitectónica de la ciudad.

La doctora Gladys Arana liderea el proyecto Ciencia Básica en la Vivienda con financiamiento del Conacyt y el I Congreso Internacional es parte del proyecto para generar información enfocado al concepto hogar. Además, en el marco de este evento presentó su libro “La vivienda de la burguesía en Mérida al cambio del Siglo 1886-1916″ que está a la venta por medio del correo [email protected]

En una entrevista durante un receso de los trabajos de la mesa de análisis de ayer, la doctora Arana López dijo que el primer Congreso Internacional busca un mejor entendimiento del fenómeno de la vivienda a nivel local, regional, nacional y latinoamericano. Con el conocimiento que arrojan las investigaciones harán aportaciones y recomendaciones sobre los procesos de diseño de las casas.

¿Cómo sería la casa ideal para las familias yucatecas?

“Cada quien construye su espacio ideal”, indicó. “Para empezar hace falta un análisis para saber si lo que tenemos está bien o mal. Siempre se dice que las viviendas son chiquitas, pero no hemos hecho una evaluación del sistema de vivienda”.

“Si para algunos 35 metros cuadrados de construcción es muy poco, para ciertas personas será ideal”, reiteró. “Tenemos que saber qué necesita cada familia. Eso sí, los diseños deben ser lo suficientemente flexibles en vez de ser un cajón. Las viviendas deben ser plásticas para que se conviertan en espacios decorosos y a veces eso no ocurre porque entregan una casa compactada e inadecuada”.

Afirmó que los constructores deberían rescatar detalles de la casa vernácula de Yucatán para una mejor habitabilidad, calidad de vida y recuperación de costumbres de la cultura local como el uso del patio y jardín que genera la comunicación intervecinal.- Joaquín Chan C.

De un vistazo

Reconocimiento

La profesora investigadora de la Facultad de Arquitectura de la Uady, Gladys Arana López, dice que incluir elementos de las casas vernáculas no sería un retroceso en esta era de la modernidad, sino es reconocer lo que funciona bien.

Propuestas

Señala que durante el congreso de la vivienda las propuestas y temas vinculan directamente a la gente, a las personas que habitan las casas, no al arquitecto, no al diseño de la casa, no a los materiales que se usan en su edificación, sino cómo están usando las casas.

Valor perdido

La comunicación de vecinos se ha perdido en Mérida.




Volver arriba