Una medida temporal

Apoyo municipal para restaurar predios peligrosos

Una mujer y su hijo y dos jóvenes caminan sobre la calle junto a una casona tapiada en peligro de derrumbarse en el Centro Histórico

La permanencia de las tapias de madera que se colocaron a casonas peligrosas en el Centro Histórico es temporal, pues ya realizan acciones para que los dueños de esos edificios los reparen, informó Lizette Mimenza Herrera, directora de Gobernación.

-Los tapiales son una medida de prevención para cuidar a las personas y los bienes de éstas, no es una disposición definitiva -enfatizó-. Nuestra aspiración es que los dueños reparen sus predios, y para ello les ofrecemos ayuda en gestiones jurídicas y otros trámites ante el INAH y otras dependencias que tienen que ver con este tema, como son las direcciones de Desarrollo Urbano y del Catastro.

Junto con el tapiado de predios, añadió, se convinieron acciones con otras oficinas del Ayuntamiento para garantizar la seguridad de peatones y automovilistas.

–La Policía Municipal y la Dirección de Servicios Públicos tienen a su cargo poner señalamientos horizontales y verticales para indicar al peatón que al llegar a la tapia no baje al arroyo vehicular, sino que cruce a la acera de enfrente para continuar su camino en forma segura.

La funcionaria hizo un llamado a las sociedad para que acate esa recomendación.

-Esta es una medida temporal, preventiva, dictada por Protección Civil para evitar situaciones de riesgo -dijo.

También informó que sólo pusieron bardas a 23 de los predios detectados.

La razón es que los propietarios de dos de ellos los repararon antes de que se les colocara la tapia, hay tres más cuyos dueños están a la espera de un dictamen del INAH sobre un plan para darles mantenimiento y otro más fue reclasificado por la oficina de Protección Civil, la cual considera que no representa riesgo “inminente” para las personas, pero sí hay el peligro “latente” de derrumbe.

Los 23 inmuebles bardeados tienen alto riesgo de venirse abajo, como ya ocurrió con varias casonas de esa parte de la ciudad.

Lizette Mimenza explicó que consideran “predios en riesgo inminente” aquellos sin techo ni ventanas y, a veces, sin alguna pared. Esto debilita la estructura. Hay edificios en cuyo interior crecieron árboles grandes, como ceibas o flamboyanes, debido al tiempo que llevan abandonados. Y en este caso una lluvia o un viento puede derribarlos en cualquier momento, poniendo en un grave peligro a quien esté pasando por ahí, a pie o en su vehículo.Los inmuebles en “riesgo latente” son los que aún tienen estabilidad pero podrían derrumbarse en algún momento. Son casonas con hierbas en el techo y cuyas paredes perdieron su cubierta y muestran su mampostería. En este caso el pelilgro es a mediano plazo.Una tercera clasificación se refiere a los “predios riesgosos”, que son aquellos que se encuentran en deterioro, sin mantenimiento, pero no representan peligro inmediato.-Hansel Vargas.

De un vistazo

Riesgo inminente

Hay edificios en cuyo interior crecieron árboles grandes, como ceibas o flamboyanes, debido al tiempo que llevan abandonados. Y en este caso una lluvia o un viento puede derribarlos en cualquier momento.

Riesgo latente

Estos inmuebles son los que aún tienen estabilidad, pero podrían derrumbarse en algún momento. Son casonas con hierbas en el techo y cuyas paredes perdieron la cubierta y muestran la mampostería.




Volver arriba