Una labor ejemplar

Una labor ejemplar

Maestra comparte su experiencia de 37 años de trabajo

1 / 2


Lourdes Margarita es maestra fundadora del Centro de Educación Artística, donde ha dejado su huella en el corazón de los alumnos
Lourdes Margarita Marín Pavía, en la entrevista con el Diario


“Dicha”, es la palabra con que la maestra Lourdes Margarita Marín Pavía describe sus 37 años en el Centro de Educación Artística (Cedart) “Ermilo Abreu Gómez”, labor que el pasado miércoles 5 de febrero llegó a su fin al jubilarse.

Hablar del Cedart “Ermilo Abreu Gómez” es hablar también de Lourdes Margarita, pues es maestra fundadora del Centro de Educación Artística, y la huella de cerca de cuatro décadas queda plasmada en los corazones de sus cientos de alumnos y compañeros, y en los corredores de su nuevo edificio inaugurado en 2011.

-¿Que si recuerdo mi primer día en el Cedart? ¡Claro que sí, cómo olvidarlo, fue inolvidable! -rememora; en ese entonces el Cedart se ubicaba en una casona de la calle 64 entre la 65 y 67 (donde ahora está el DIF Municipal).

No había electricidad y yo llevaba mi grabadora de cassette que era nueva, me la habían comprado mis padres para mi trabajo. Al no haber electricidad tuve que tararear las piezas musicales y los alumnos gustosos se unieron al canto y así duramos casi un mes hasta que se arregló la situación con la CFE.

La maestra Lourdes Margarita es licenciada en Docencia egresada de la Facultad Educación de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady), maestra en Danza Clásica por Bellas Artes de Yucatán y en Danza Mexicana por la Academia de la Danza Mexicana del Instituto Nacional de Bellas Artes (Inba).

Cuenta con estudios artísticos concluidos en danzas: clásica, folclórica y españolas por Bellas Artes de Yucatán, así como cursos de formación docente en danza folclórica en la Academia de Danza Mexicana.

Su formación académica, experiencia laboral artística, cursos, conferencias y sus talleres impartidos, los cargos ocupados en escuelas, institutos, consejos y dependencias, sus reconocimientos, cursos de actualización y ponencias llenan hojas curriculares y hablan de una vida de esfuerzos, alegrías y sinsabores en la construcción de una mejor sociedad, de mejores seres humanos y de una yucateca ejemplar, reconocida a nivel nacional como Maestra Destacada, con su correspondiente medalla, diploma y estímulo económico.

“A los cuatro años de edad inicié mis estudios en danza llevada de la mano de mi madre, quien me inculcó el gusto por ella y por la música, ya que también tengo estudios de piano y guitarra, artes que también fueron de la mano con el teatro, área en la que también participé durante un tiempo”, cuenta a Diario de Yucatán.

La entrevistada señaló que el arte siempre ha sido su fascinación; de pequeña jugaba a enseñar a los demás dándoles clase, jugaba a la escuelita y la maestra siempre era ella.

Lourdes estudió también Derecho, pero el arte y la docencia prevalecieron y la muestra son 37 años dedicados a ella en la Normal Superior de Yucatán, de la cual también fue fundadora de la Licenciatura en Educación Artística y en el Cedart “Ermilo Abreu Gómez” del 1 de septiembre de 1976 al 5 de febrero de 2014.

“Triste sí, pero llena de dicha por la labor cumplida y si me pides resumir en tres los grandes momentos del Cedart, del que fui directora 9 años te diré: el primer día de clases que nos presentamos y conocimos a nuestros estudiantes, quienes serían la primera generación; mi reconocimiento a nivel nacional como maestra destacada del año, y el más importante, lograr para la comunidad Cedart nuestro propio edificio inaugurado en 2011″.- Luis Iván Alpuche Escalante

Abre su corazón

¿Qué sigue ahora? “Disfrutar y dedicarme a la familia; a mi Taller de Arte Integral (TAI) que establecí desde hace 12 años en Francisco de Montejo. Tengo algunas propuestas que analizaré más adelante”.

¿Consejos? “Los planes, las metas, los sueños se cumplen y se rebasan en la medida de la entrega. La experiencia se adquiere conforme uno crece como persona y como profesional, ante las situaciones y oportunidades que se te presentan y los retos que te vas trazando”.

Agradecimientos. “A mi esposo, Andrés Castillo Pavía, y a mi hijo, Andrés Castillo Marín, por entender mi trabajo; a los padres de familia que confiaron a sus hijos a nuestras enseñanzas; a mis compañeros durante estos 37 años y a todos las demás personas que de una u otra manera se cruzaron en mi camino y desempeño, todas ellas me ayudaron a lograr que llenara de dicha estos 37 años”.




Volver arriba