Una jauría siembra terror

Deambula en un fraccionamientoy es muy agresiva

Uno de los perros devora a una gallina después de haberla acorralado en el fraccionamiento Morelos

Una manada de perros callejeros que vive debajo de los árboles en un área verde de la calle 19 entre 8 y 9 del fraccionamiento Morelos causa temor en ese rumbo debido a su fiereza y actitud cada vez más agresiva.

Ayer en la mañana, alrededor de las 7, los canes cazaron y devoraron una gallina que escapó de una vivienda cercana.

La jauría -animales que alguna vez tuvieron dueño, casa, comida y agua- se reúne sobre todo cuando alguna perra está en celo. En otros casos se dividen y merodean por las colonias aledañas al fraccionamiento Morelos.

Cuando sienten cansancio, los perros regresan a la frescura del área verde y duermen plácidamente, o bien se pierden por días en otros rumbos.

Sin embargo, la fiereza de estos animales ya es una amenaza para las personas, porque les molesta que les ladren y amaguen con atacar.

Hasta el momento no se ha visto que persigan ciclistas, motociclistas o automovilistas que pasan en su “territorio”.

La gallina de ayer, segunda víctima de los canes, llegó al área verde en busca de comida. Picoteaba y rasgaba la tierra fresca cuando llegaron por sorpresa dos de los seis perros callejeros que habitan en ese lugar.

Igual como cazan los felinos salvajes, se dividieron en la corretiza y uno de ellos alcanzó al ave de patio y la revolcó ante los cacareos desesperados y dramáticos de la gallinita fugitiva.

Luego, con su presa inerte, los dos perros cuidaron y vigilaron celosamente, con gruñidos para los transeúntes que miraron la cacería, y devoraron al animal.

Este hecho hizo recordar a los vecinos que hace casi un mes la misma manada destrozó a una gatita embarazada que salió de la casa de su amo al momento que dormían los canes. Cuando pasó por el área despertaron y la persiguieron. La gatita no pudo subir al árbol por el peso de sus cachorros en su vientre y fue despedazada con crueldad.- Joaquín Chan C.




Volver arriba