Se convierte en zona comercial

Se convierte en zona comercial

La Calzada de los Frailes, con buen potencial turístico

La Calzada de los Frailes de Valladolid se está convirtiendo en una zona comercial más que habitacional, pues muchos vecinos están aprovechando el impulso turístico que está recibiendo la Sultana de Oriente

VALLADOLID.- La Calzada de los Frailes poco a poco se está convirtiendo en una zona comercial y dejando de ser un sector habitacional, debido al empuje turístico que se presenta en la ciudad.

En el primer cuadro de Valladolid, es decir, en los alrededores del parque principal, hasta hace unos cinco años había muchas familias viviendo, pero poco a poco algunos se fueron a vivir a fraccionamientos y rentaron sus casonas coloniales, que ahora se han convertido en negocios, y otros más las han vendido con el mismo objetivo.

El mismo destino tiene la Calzada de los Frailes, pues muchas familias se han ido a otros lugares y rentado sus predios, incluso hay quienes los han vendido y se han instalado prestadores de servicios turísticos en la zona.

A lo largo de cuatrocientos metros hay tiendas de artesanías, demostraciones de la elaboración del tequila, restaurantes, hosterías, hoteles, tiendas de ropa típica, joyerías, venta de antigüedades y una fábrica de chocolates, entre otros giros.

Astrid Arce García, propietaria de la fábrica de chocolates, manifiesta que al principio, cuando instaló su negocio, la situación estaba difícil, pero su insistencia hizo que ahora el negocio ya esté funcionando.

Los turistas que caminan por la Calzada de los Frailes rumbo a San Bernardino de Siena entran al lugar y compran sus productos. Dice que la calzada es un lugar idóneo para poner un negocio dirigido al turista, pero también se requiere de mayor impulso.

Sugirió que las autoridades se preocupen por crear eventos culturales, sobre todo nocturnos, para hacer que los visitantes se queden a dormir.- Juan Antonio Osorio

Valladolid

Pretexto para quedarse

Astrid Arce García, propietaria de una fábrica de chocolates, comenta que el problema es que el visitante se pasea durante el día en la ciudad o en los lugares que prefiera, pero al llegar la noche ya no tiene a dónde ir, de modo que si se montan eventos culturales en la ciudad ya tendrían un gran pretexto para quedarse y le daría más vida a esa zona.

Más callejoneadas

La empresaria además pidió al Ayuntamiento vallisoletano que de manera constante se realicen callejoneadas para que acuda la gente, incluso que los turistas puedan participar.




Volver arriba