Etapa difícil de un plan

Revisan las rutas del transportey los paraderos

3_020414p7transportephoto01

El proyecto de modernización del transporte urbano de Mérida se encuentra en estos momentos en su etapa más difícil, complicada y que no se ve, como es la organización de las rutas y el sistema de paraderos, dijo ayer Humberto Hevia Jiménez, director de la Comisión del Transporte del Estado.

Se espera que los primeros resultados de este proyecto, que se inició el año pasado, no se puedan notar y dar los primeros beneficios a los usuarios sino hasta el segundo semestre de este año, agregó el funcionario.

El 17 de octubre de 2013 publicamos que Víctor Caballero Durán, secretario general de Gobierno, informó que el nuevo sistema de transporte urbano de Mérida costará $1,500 millones con aportación tripartita de la Federación, el gobierno del Estado y los empresarios.

El proyecto consistiría en una reorganización de las rutas, incluyendo paraderos y la vialidad, así como la renovación de las unidades.

En enero pasado, Hevia Jiménez informó que como parte de este proyecto, este año habría nueva Ley del Transporte, que incluiría un nuevo sistema para definir tarifas que sería por el sistema de indexación.

Ayer, entrevistado en sus oficinas de la Comisión, Hevia Jiménez reiteró que ya están en la segunda fase de este proyecto y lo realizan con los concesionarios del servicio.

Las rutas

El director de Transporte manifestó que en estos momentos se encuentran revisando el sistema operativo vial, el funcionamiento de las rutas, de la infraestructura y el mobiliario de los paraderos, entre otros aspectos.

-Como parte de este trabajo -siguió el entrevistado-, se espera restructurar todo el sistema de rutas, por lo cual con el nuevo proyecto se establecerían circuitos, rutas troncales, algunas que operen en la periferia y otras que atraviesen la ciudad, así como alimentadoras.

El funcionario anticipó que con este trabajo de reorganización de las rutas, algunas de las actuales podrían permanecer, pero otras desaparecerán y también surgirán nuevas.

Hevia Jiménez señaló que para esta parte del proyecto, que son las rutas, se están considerando aspectos como su operatividad, a fin de acortar los tiempos en que se recorren esos trayectos, buscando ante todo la seguridad y que haya el menor riesgo posible de accidentes.

Se considera también lo referente al mobiliario urbano y señalización y ubicación de los paraderos, que estarían ubicados a distancias de por lo menos 150 ó 200 metros entre cada uno de éstos.

Pretenden establecer un sistema confiable y buscar la forma de vigilar que se respeten los paraderos, y que los operadores ya no se detengan para el ascenso o descenso de pasajeros donde quieran o éstos se los pidan.

También explicó que para definir las rutas de igual forma se considera, junto con los empresarios, un esquema donde se analiza la factibilidad, movilidad y rentabilidad.

-Por lo pronto se está considerando que los concesionarios del servicio del transporte conserven sus mismas zonas de operación en las que trabajan actualmente -añadió.

Hevia Jiménez consideró que toda esta reorganización de las rutas, incluyendo paraderos, concluirían en unos dos meses.

Todo este proyecto se realiza pensando en un futuro, tomando en cuenta el crecimiento que tendrá la ciudad por lo menos en los próximos 10 ó 20 años, abundó.

En cuanto los pendientes de este plan, recordó que aún no se define cuándo emitirían la convocatoria para la adquisición de las nuevas unidades que sustituirán a todas las que hoy día prestan el servicio del transporte en Mérida.- DAVID DOMíNGUEZ MASSA




Volver arriba