“Tragedia que ofende”

Lamenta que la sociedad guarde silencio cómplice

El padre Alejandro Solalinde (derecha), con el franciscano Tomás González Castillo y las hermanas Norma y Sonia Romero Vázquez

Nadie atiende al migrante, denuncia el padre Solalinde en Mérida

De visita en Mérida, el padre Alejandro Solalinde y un grupo de sus más cercanos colaboradores lanzan una voz de alerta sobre “la ofensiva tragedia y la cadena de abusos que sufren en México los migrantes, ante el silencio cómplice no sólo de las autoridades que deben velar por la plena garantía de los derechos humanos, sino también de la Iglesia y de la sociedad en general”.

El problema de los migrantes -advierte el sacerdote- no es nuevo ni es un fenómeno, sino todo un acontecimiento global, “un parteaguas en la historia de México que obliga a la reflexión sobre la importancia de respetar y proteger la persona y la vida de estas personas, que lo único que buscan es trabajo”.

El sacerdote, el franciscano Tomás González Castillo y las hermanas Norma y Sonia Romero Vázquez, conocidas como Las Patronas, comenzaron ayer una serie de actividades en Mérida, incluida una visita al Diario.

 

Migrantes | Agenda

Intensidad

El padre Solalinde y su equipo de trabajo tuvieron intensa jornada ayer en Mérida: comenzaron con una rueda de prensa en un hotel, luego participaron en un foro en la Facultad de Derecho de la Uady, visitaron el Diario, comieron en la Coparmex y, por la noche, estuvieron en el Olimpo.




Volver arriba