Tecnología en un juicio

Seguirá su caso un acusado con brazalete especial

3_201213p13tecnophoto01

El juzgado 1o. de control del 2o. Distrito judicial con sede en el municipio de Kanasín, resolvió ayer en una audiencia oral modificar la medida cautelar de prisión preventiva por la del uso de un brazalete electrónico, a un imputado por delito de lesiones que ponen en peligro la vida.

A solicitud de la defensa y con la anuencia de la parte acusadora, el titular de ese juzgado, Luis Edwin Mugarte Guerrero, determinó que dicha solicitud era procedente dado que las lesiones que se le imputan al detenido ya no ponen en peligro la vida de la víctima, además de que el acusado tiene problemas de salud, los cuales pueden ser atendidos en el domicilio donde residirá.

Ésta es la primera ocasión que se implementa esta novedosa medida en algún proceso judicial y permitirá al indiciado seguir su proceso en libertad bajo un estricto monitoreo, ya que el brazalete, que se le colocó en el tobillo, permitirá su vigilancia permanente.

La defensa basó su solicitud en los términos del Código Penal, al tratarse de un delito no considerado grave y buscando una medida “más humana” para el acusado, ya que tiene problemas serios de salud. También contó el hecho de que Mugarte Guerrero se presentó voluntariamente a comparecer ante la Fiscalía de Izamal, a la cual corresponde el poblado de Homún, lugar donde ocurrieron los hechos delictivos.

La defensa argumentó que la medida era procedente, ya que se corría el riesgo de que el tiempo de prisión preventiva dictada al imputado, mientras dura el proceso, podía resultar más larga que el tiempo en prisión que corresponde a la pena por el delito cometido.

De manera que con esta decisión judicial, Luis Mugarte usará el brazalete electrónico, mientras dura el proceso, el cual pasará en casa de su hija, en esta ciudad.

El juez también accedió a dos medidas cautelares más solicitadas por la defensa: que el acusado sólo tenga movilidad en Mérida y Kanasín, y la restricción para acercarse a la víctima y a los testigos, quienes residen en Homún.

En la audiencia, que tuvo una duración de dos horas, el acusado expresó ante el juez su deseo de trabajar de manera honesta y actuar conforme a la ley.

Esta medida cautelar tendrá una duración de dos meses, en los cuales Mugarte Guerrero llevará el brazalete electrónico, el cual es monitoreado a través de un sistema de tecnología satelital inalámbrica.




Volver arriba