Sólo desean ir al colegio

Buscan revocar la expulsión de niños de un albergue

Francisco Puc Kauil con cinco de sus hijos expulsados del albergue "Cecilio Chi" de Tixcacalcupul, momentos antes de viajar a Mérida para solicitar el apoyo del gobierno para que se resuelva su caso

VALLADOLID.- Seis menores de edad estuvieron ayer en la plaza principal de Mérida a fin de llamar la atención para que los reinstalen en el albergue “Cecilio Chi” de Tixcacalcupul, de donde fueron expulsados el 2 de septiembre.

Miguel Pat Xuluc, líder de Despertar Ciudadano, quien los llevó para realizar la protesta, informó que fueron atendidos por un licenciado que dijo llamarse Mario Peraza Ramírez, de la Secretaría General de Gobierno, quien les ofreció que regresando de las vacaciones en enero, tomarán cartas en el asunto.

Desde el 2 de septiembre pasado, por decisión del comité de Padres de familia del albergue “Cecilio Chi” fueron expulsados los hermanos Puc Cocom: Jesús Delfino, de 10 años de edad; Jorge Luis, siete, Andrea Virginia, 11; Martha, 14; Jorge Antonio, 16; y Javier Nazario, de 13 años de edad, supuestamente por su mal comportamiento.

Sin embargo en las escuelas les extendieron una carta de buena conducta, lo cual contradice la decisión del Comité de Padres de Familia, y lo mas extraño fue que se expulsó a todos los miembros de una sola familia.

Desde entonces el padre de los niños Francisco Puc Kauil ha peregrinado por diversas instancias, incluyendo la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Yucatán, y hasta ahora no les han hecho caso.

También se le presentó la queja a la nobel de la Paz, Rigoberta Menchú durante una visita que hizo en esta ciudad y dijo que intervendría pero hasta ahora nadie ha hecho caso.Todas las instancias a donde se han quejado, le han dado la razón a los niños, en el sentido de que se están violando sus derechos, pero nadie interviene para reinstalarlos en el albergue.

Los niños viven en una casa rentada en la cabecera municipal, pero no se están alimentando bien, lo que está propiciando que bajen de peso. Durante el pasaje que se les hizo ayer antes de partir de Mérida, se comprobó que ya bajaron de entre dos y tres kilogramos en tres meses.Sobre el asunto, Miguel Pat Xuluc, líder de Despertar Ciudadano quien los encabeza, consideró esa actitud como bullying lo que les están haciendo a los niños y las autoridades son los responsables lo que les está pasando.La falta de sensibilidad de quienes deben solucionar el roblema es evidente, por lo tanto se debe solucionar el caso.Ahora llegaron a Mérida y les ofrecieron que sí se tomarán cartas en el asunto.- Juan Antonio Osorio

De un vistazo

Esfuerzo

El padre de los pequeños, Francisco Puc Kauil, comentó que sus hijos están haciendo esfuerzos para seguir estudiando, pero las autoridades en lugar de darles facilidades les están cerrando las puertas.

Panorama

Advirtió que con esas actitudes lo único que se busca hacer que los niños dejen al escuela y se conviertan en vándalos a futuro, aunque eso es lo que no quiere para su familia.




Volver arriba