“Secuestran” un autobús

Vecinos bloquean accesos a Tekik de Regil y Timucuy

3_04032014p11poli1photo01

Pobladores de Timucuy y Tekik de Regil “secuestraron” ayer un autobús de la Alianza de Camioneros de Yucatán y bloquearon los accesos a ambos poblados.

Los vecinos exigen mejor transporte público, la ampliación de una hora más de servicio, el cambio de unidades porque están en pésimo estado, el cambio de choferes y que se respete la credencial de descuento de estudiantes, niños, personas de la tercera edad y discapacitados.

Con piedras y palos cerraron los accesos a ambas poblaciones. La protesta causó perjuicios a decenas de pobladores de esas comunidades ubicadas al sur de Mérida, pues no pudieron llegar a tiempo a sus centros de trabajo.

A la altura de la hacienda Sotuta de Peón se advertía a los choferes que no llegaran a esos dos poblados porque les “decomisarían” los vehículos.Con voladores los manifestantes avisaban a la comunidad.

Hasta las 11 de la mañana había cerca de 300 pobladores, de los cuales 200 estaban a la entrada de Timucuy y 100 a la de Tekik de Regil.

El primer poblado se quedó sin servicio de transporte a partir de las 4 de la madrugada y seis horas después ocurrió lo mismo en el segundo.

Los quejosos amenazaron con quemar el camión secuestrado a fin de presionar a los directivos de la empresa camionera para que les resolviera el problema.

La SSP envió ocho patrullas para prevenir algún brote de violencia.

Poco antes de las 9:30 de la mañana, los manifestantes comenzaron a cobrar un peaje de $20 para permitir el acceso a la población.

El incidente empezó a las 4 de la mañana cuando pobladores bloquearon la entrada a Timucuy y retuvieron el camión placas 800984-Y.

Obligaron al chofer a bajar y otros vehículos de la misma línea estuvieron a punto de tener la misma suerte.

Samuel Villalobos, líder de la manifestación, explicó que el 11 de febrero, cuando realizaron un bloqueo, la empresa permisionaria ofreció que bajarían el precio del pasaje de 15 a 10 pesos, que se respetarían las credenciales, que cambiaría los choferes porque son prepotentes, renovarían las unidades y ampliarían el horario de 8 a 9 de la noche; sin embargo, sólo la reducción del pasaje respetaron.Dijeron que por las noches en especial los fines de semana, los choferes permiten que viajen personas ebrias y que hacen sus necesidades fisiológicas en el interior del vehículo.”Lo digo porque hasta yo lo he hecho”, dijo el entrevistado.”Ya estamos cansados del mal servicio, queremos un mejor trato y con mejores camiones”, agregó Eva Pérez.Timucuy se ubica al sur de Mérida, a unos 25 kilómetros; cuenta con unos 6,000 pobladores y es gobernado por Carlos Chan May, del Partido Acción Nacional.La gran mayoría de sus habitantes trabaja en Mérida, como albañiles, meseros y personal de limpieza en casas.Se buscó entrevistar el primer edil, pero en el Palacio Municipal dijeron que no se encontraba.- David Chan Caamal




Volver arriba