Verificación a restaurantes

En 18 municipios turísticos realizan vigilancia sanitaria

Con cubrebocas y gorro, el gobernador Rolando Zapata Bello verifica que una cocinera cumpla las medidas de higiene que establecen los reglamentos correspondientes, como utilizar vestimenta adecuada, en la cocina del restaurante Viña del Mar, en el malecón de Progreso

A fin de vigilar el cumplimiento de las medidas sanitarias en el manejo de alimentos y preparación de platillos en restaurantes de la costa local, inspectores de la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY) pusieron en marcha una campaña de verificación en 18 municipios que reciben importante número de turistas.

Ayer, a fin de constatar las labores, el gobernador Rolando Zapata Bello acompañó al personal de la dependencia durante una jornada.

El personal de la Dirección de Protección contra Riesgos Sanitarios de la SSY explicó al titular del Ejecutivo que el objetivo es investigar y asegurar que todos los negocios que expenden alimentos mantengan una adecuada congelación de sus productos, agua potable, limpieza en la cocina, higiene de sus empleados y que sus aparatos de refrigeración estén apegados a la Norma Oficial.Antes del mediodía, Zapata Bello visitó el restaurante Viña del Mar, en el malecón de Progreso, y en compañía de los inspectores Arturo Pérez Medina, Guillermo Sánchez Palomo y Leticia Canto Moo inició la revisión de documentos y áreas de trabajo de ese negocio.

Con todas las facilidades ofrecidas por la propietaria, Laura Cuéllar Padrón, el mandatario y los verificadores revisaron que estuvieran al día documentos como el aviso de funcionamiento, la determinación sanitaria, constancias de fumigación y capacitación, certificados de salud y registros de limpieza.

También verificaron la higiene de la cocina y el clorado del agua.Tras comprobar que el restaurante dedicado a la venta de pescados y mariscos cumple con dichas disposiciones, Zapata Bello y los inspectores se colocaron cubrebocas y gorros para poder acceder a la cocina sin contaminar los platillos que en ese momento se preparaban a pedido de los comensales.Esta campaña se basa en la normativa que marca la Ley General de Salud del Estado, los Reglamentos de Control Sanitario de Productos y Servicios, y de Expendio y Suministro de Alimentos y Bebidas de la entidad, así como la Norma Oficial Mexicana (NOM) Prácticas de Higiene para el Proceso de Alimentos, Bebidas y Suplementos Alimenticios. Como primera parte de este proceso, los cuatro se lavaron correctamente las manos y observaron el modo en que los trabajadores de la cocina desinfectan los comestibles y utensilios. Además se aseguraron de que la nevera del lugar cuenta con la temperatura que marca su propio medidor y que ésta sea de menos siete grados.Otro punto fue revisar que el clorado del agua sea el adecuado para la preparación de comidas y que los cocineros cuenten con la vestimenta apropiada, lo que incluye uniforme, zapatos cerrados, cabello dentro del gorro y cubrebocas, así como no portar alhajas y tener las uñas cortadas. También se verificó que la cocción de alimentos sea a 60 grados y que los productos provenientes del mar que se encuentren en almacenamiento registren una temperatura menor a los siete grados. Además, se aseguraron de que los utensilios sean de materiales como plástico, acero y aluminio, para conservar la higiene.

Muestras de carne

Como parte de las acciones, los verificadores recogen al mismo tiempo tres muestras de medio kilo de carne para cerciorarse de que no esté contaminada. La primera se lleva al laboratorio del gobierno del Estado, la segunda se queda en manos del dueño del lugar, quien puede llevarla a un laboratorio particular, y la tercera se deja en el restaurante para que sirva de referencia en caso de no coincidir los resultados de las dos anteriores.Si se presenta una anomalía, según la gravedad de ésta, se pide al propietario brindar informes de sus proveedores para que sean investigados. Posteriormente se procede a una amonestación, multa, suspensión total o temporal de servicios y aplicación de medidas de seguridad.

Al terminar la verificación, el gobernador y los inspectores entregaron a la dueña de Viña del Mar un acta que comprueba la revisión y le otorga una calificación acerca de las instalaciones, almacenamiento, manejo de comestibles y procesos de preparación.



Volver arriba